How to break Venezuela’s stalemate

The international community should offer Maduro recognition of his current term in office in exchange for a constitutional amendment barring him from seeking a third term in the 2024 presidential elections.

Venezuela is going through one of the worst economic crises ever seen outside of wartime. While there is plenty of blame to go around in this purely man-made catastrophe (women, marginalized on both sides of the country’s political divide, have been for the most part bystanders in its genesis), the international community has little to show in terms of success for its involvement.  The country is trapped in a catastrophic stalemate, with neither side able to gain full control over the levers of government. The consequences for millions of Venezuelans, whose livelihoods continue to be tragically held hostage to the conflict, are nothing short of staggering.

Recent reports that a new round of talks between the Maduro and Guaidó camps may be about to get under way next month has rekindled interest in understanding what a negotiated ageeement could look like.  Optimists see a glimmer of hope in the recent overtures made by Chavismo, while skeptics  will be quick to point out that there is nothing new in what the regime  is willing to offer – and that what is transparent is its unwillingness to consider any deal that will threaten its hold on power.  Even if meaningful concessions can be extracted from Maduro in a negotiation, what is to constrain him from reneging on any agreement once he has gained the upper hand?  How do you enforce any commitment made by a regime that fully exerts the monopoly of the use of force and is understandably obsessed with its self-preservation? 

To unlock Venezuela’s stalemate, we will need to shift negotiations away from their current obsessive fixation on achieving an immediate change of government and center them instead on institutional reforms that reduce the stakes of power and set the basis for co-existence between the country’s dueling political factions.  One way to do this is by striking a deal in which Maduro accepts a constitutional amendment barring him from seeking re-election in 2024 in exchange for international recognition of his current presidency.

Political scientists agree that a hyper-presidentialist regime that turns its politics into a winner-take-all contest lies at the root of Venezuela’s conflict. To build the basis for a negotiated transition from an authoritarian regime to a sustainable democracy, the country needs first and foremost to lower its stakes of power. The institution of indefinite re-election is one of the most blatant ways in which chief executives abuse the powers of the presidency to stay in office. The imposition of term limits would reduce the power of the presidency, kick off a leadership succession within Chavismo, and open space for the political realignments necessary to forge a negotiated transition.   


We need to shift negotiations away from their current obsessive fixation on an immediate change of government and center them instead on reforms that make coexistence possible


Amendments to Venezuela’s 1999 Constitution must be approved by a majority of voters in a constitutional referendum.  An agreement on the reimposition of term limits (which would return Venezuela’s constitution to its state before a 2009 amendment) would therefore count with what comes closest in the country’s institutional framework to a guarantee of irreversibility: the approval by millions of Venezuelan voters of a reform of the nation’s charter through a credible, internationally monitored electoral process.  Reneging on that commitment in the future, while not impossible, would be extremely costly for Maduro.  The overseeing of such a referendum (in which Chavismo would retain the right to campaign for a “No” vote) would also provide for a real test of the credibility of the country’s recently appointed electoral authorities.

In exchange for accepting a referendum on term limits, the U.S. and Europe should be willing to offer Maduro formal international recognition of his current term in the presidency, as well as the easing of some economic sanctions.  Recognizing Maduro as president of Venezuela would simply imply a return to conventional practice, in which the decision to deal with a government entails recognition of its de facto control over the territory and not an assertion regarding its legitimacy of origin.  Nevertheless, such a decision would allow the government to regain control over assets and access to financing needed to begin to chart a way out of the country’s crippling economic crisis.  Other polarizing figures in the government and opposition could potentially also commit to abstaining from running in 2024, possibly in the form of a restriction on former presidents of the National Assembly from aspiring to the presidency.

Most importantly, such a deal would separate the issue of the continuation of Maduro in the presidency from that of the political survival of Chavismo. Opinion surveys continue to show that a large number of Venezuelans hold a positive view of Chávez’s achievements while he was in office, suggesting that many voters will continue to seek to be represented by politicians who espouse the late socialist leader’s ideas.  Even with term limits in place, Chavismo will likely continue to be a formidable political force.  It may even prove more resilient and enduring than if it is saddled with a third-term Maduro candidacy, a reality that aspiring leaders within Chavismo will be quick to recognize once the proposal is put forward. 

By helping spark a discussion on leadership succession within Chavismo, this proposal would open up possibilities for a meaningful political realignment within both sides of the country’s political spectrum.  An extensive literature shows that negotiated transitions become possible when reformists in government are able to reach across the political divide to find common spaces of understanding with opposition moderates. The international community should send all the signals to political actors on both sides of the spectrum that it is willing to fully support Venezuela’s economic recovery and reinsertion into the global community of nations if they can forge common ground for institutional reforms that ensure the consolidation of a sustainable democracy.


The international community should signal its willingness to support moderates on both sides willing to forge common ground on institutional reforms


Successful negotiations on the reimposition of term limits could also open space for a fuller discussion of the institutional reforms necessary to build a sustainable and equitable democracy.  These could include limits on the subordination of existing branches of government to the all-powerful constitutional convention, amendments to rules allowing the packing of the judiciary by legislative majorities, and restraints on the discretionary control by the presidency over off-budget funds without legislative oversight.  Importantly, the country’s electoral system for apportioning legislative seats needs to be reformed to ensure adequate representation of the country’s political minorities and to place a high hurdle on the achievement of powerful supermajorities by any political force.

If there is a lesson to be gained from the Venezuelan crisis, it is that the international community needs to avoid the temptation of taking sides in a country’s political conflict – no matter how unpalatable it finds one of the sides or how sympathetic it is to the cause of another.  Externally-imposed changes in government are rarely stable and often simply fall flat on their faces.  What international and domestic political actors can and should do is help Venezuelans find a way to solve their own governance problems by supporting domestic negotiated solutions that reduce conflict and protect the most vulnerable. Let’s hope it is not too late to start.


The perfect dictatorship

The perfect dictatorship is not one in which there are no elections. It is one in which the government does not lose elections. If Venezuela’s opposition remains entangled in its infighting, it may end up making Maduro’s wishes come true.

It was during the presidency of Carlos Salinas de Gortari, whom many saw as one of the champions of economic reforms (even today, some people remember him that way), that Peruvian writer Mario Vargas Llosa decided to break one of the unwritten rules of Mexican politics.  In a televised discussion at the close of a meeting of European and American intellectuals in Mexico City, the novelist who twenty years later would become the only Peruvian to this date to be the recipient of a Nobel prize in any field, described Mexico under the governments of the Institutional Revolutionary Party (Partido Revolucionario Institucional, PRI) as “the perfect dictatorship.” “So much is Mexico a dictatorship,” Vargas Llosa said, “that all Latin American dictatorships since I can remember have tried to create something equivalent to the PRI.”[1]

Vargas Llosa’s argument was as simple as it was powerful. A dictatorship is not defined by whether or not there are elections because many authoritarian governments hold elections – and often even win them. Nor do repression or human rights violations define it because there are democratic governments that repress and violate human rights. Instead, a dictatorship is defined by the lack of alternation in power.  A dictatorship is a system in which whoever is in power stays in power. When dictatorships can camouflage themselves through democratic institutions, they perfect themselves. The perfect dictatorship is not one in which there are no elections. The perfect dictatorship is one in which the government does not lose elections.

Even though I often do not agree with Vargas Llosa’s political positions, I have always admired his spirit of enfant terrible, willing to question consensus and speak inconvenient truths, regardless of who they offend. I feel that only if we keep alive the ability to question ourselves will we have the possibility of understanding how to make amends for our mistakes. As the heroines who have broken the siege of silence around sexual abuse through the Venezuelan #MeToo movement have shown us, we become more human when we take the first step towards saying aloud what we thought was meant to remain unspoken.

A year after Vargas Llosa’s words convulsed Mexico, Polish-American political scientist Adam Przeworski offered a succinct definition of democracy in his book Democracy and the Market.[2] “Democracy,” Przeworksi would write, “is a system in which parties lose elections.”   This concept would have a profound influence on democratization studies throughout the next three decades.  The permanence in power of the ruling party has been incorporated today in several democratization measures, among which some take the recent alternation as a necessary condition for a country to be considered a democracy.[3]

Understanding the role of alternation in power in the concept of democracy is essential to visualize a way out of the terrifying political, economic and humanitarian crisis that Venezuela is going through. Restoring democracy is not about holding an election, even if that election is organized by impartial electoral authorities and supervised by international observers. Nor is it about achieving the freedom of political prisoners or stopping human rights violations, no matter how important these objectives are in the search for a just society where human dignity is respected. The only way in which Venezuela can return to democracy is if it carries out a profound and radical transformation in its institutional foundations that makes alternation of power viable.

DIALOGUE, SANCTIONS, AND VIDEOTAPE

Practically all the analyses that have sought to understand the negotiation process that seems to be – for the n-teenth time – being forged between the opposition and the government of Nicolás Maduro agree that Maduro’s main objective in these negotiations is the lifting of sanctions.  In fact, the main incentive that opposition leader Juan Guaidó has offered as part of his proposal to Maduro for a National Salvation Agreement has been the “progressive lifting” of sanctions. Recently, the assistant secretary of the State Department for the Western Hemisphere told Maduro’s foreign minister in a Twitter exchange that if he wanted the United States to lift sanctions on Venezuela, he only had to meet certain conditions such as holding free and fair elections and the release of political prisoners. Maduro himself seems to have confirmed the importance of sanctions in the negotiation process by opening his list of preconditions with “the immediate lifting of sanctions against Venezuela.”[4]

It was John Maisto, the US ambassador in charge of relations with Venezuela during the Bill Clinton administration, who said that with Chávez, it was much more important to see what he did than what he said.[5] The same advice would be worth following when trying to interpret Maduro’s words.  The first and most obvious fact that we must bear in mind is that there are very few occasions when serious negotiations in a complex political process occur in front of a video camera. Successful political and peace agreement negotiations tend to begin in the highest degree of confidentiality, precisely because negotiators need to be able to reach tangible pre-agreements that will convince skeptics in their respective coalition that the negotiation makes sense. When politicians turn to microphones to make demands, we can be sure that the last thing that they are doing is negotiating.


Without sanctions, Maduro would be nothing more than an incompetent leader who ruined the Venezuelan economy


Holding a political negotiation in front of the cameras is more or less like holding divorce discussions in the middle of a family dinner. What the actors seek to do is not to reach agreements but to convince the children and relatives about who is the good guy and who is the villain. When Maduro says out loud that he demands lifting sanctions as a precondition for dialogue, he is not looking for them to be lifted. Instead, he is reminding Venezuelans that the opposition and the United States bear a large share of responsibility in the economic turmoil that the country is facing. Maduro is fully aware that he is not going to make a large part of the country think that he is a good steward of the country. His plan is to make sure he convinces them that the Venezuelan opposition could be worse.

Regardless of what one thinks about the effect that sanctions have had on our economy – and the economic discussion leaves room for reasonable persons to hold very different positions – [6] opinion studies coincide in showing that the overwhelming majority of Venezuelans are against them and assigns to them a share of responsibility in the humanitarian tragedy of the country (see Figure 1). It is no coincidence that the main TV ad used by the ruling party in the parliamentary elections of December 6, 2020, opened with the phrase, “they said that the sanctions were for a few, and they hit us all.”[7]

Figure 1: Approval of oil sanctions imposed by the U.S.

Source: Datanálisis

Today, sanctions are Maduro’s main political asset to convince Venezuelans that the crisis is not his fault. As Moisés Naím wrote in a prescient column in 2017 in El País, oil sanctions would become “the perfect alibi” for Nicolás Maduro’s incompetence, as they would end up strengthening his government, weakening the opposition, and aggravating the humanitarian crisis. Without sanctions, Maduro would be nothing more than an incompetent leader who ruined the Venezuelan economy. Moreover, the sanctions allowed him to build an epic of resistance and consolidate Chavismo around his leadership. It would be foolish for him to reach a deal in which he ends up giving up his ability to paint the opposition as the bad guys.

WHAT CAN YOU OFFER TO ONE WHO HAS IT ALL?

To think that Chavismo seeks to enter into a commercial transaction to barter electoral concessions in exchange for a relaxation of sanctions is to repeat the analytical error of seeing the Maduro government as an actor motivated by economic interests.  Chavismo is not interested in money.  It is interested in power. This is not to deny the crucial role that corruption plays in its incentive structure nor that Maduro would like to get the economy to recover. It is to understand that both of these objectives – the accumulation of money and the pursuit of economic recovery – are subordinate to their role in preserving the political control necessary to ensure the government’s continuity.   Maduro and his circle are not looking to get their money back; nothing prevents them from living like rich people. Nor are they particularly interested in turning Venezuela into a prosperous society. What they want is simple: to remain in power.

Chavismo is neither a mercantile coalition in search of economic benefits nor a benevolent government that seeks the well-being of its citizens. Chavismo is a political movement with hegemonic aspirations. It arose in the 90s after the failure of two coup attempts and took shape around the figure of a charismatic leadership under the classic populist scheme that promises direct and unmediated communication with the popular will.  Unlike movements that have come to power through an armed insurgency, Chavismo reached power through elections and seeks to relegitimate itself continually through electoral events.


Every six years, Venezuelans do not elect the Chief Executive; they elect the chief of all branches of government. Regardless of who wins the election, Venezuelans do not elect a president. They elect a dictator.


That electoral events are part of Chavismo’s core narrative is partially due to the fact that there was already a strong electoral tradition before Chávez came to power in Venezuela. In fact, Venezuela in 1998 was the South American country with the longest tradition of competitive presidential elections. It is not a coincidence that Chavismo consistently argued that Venezuela was one of the countries in the world where most elections took place. As in the case of the PRI, electoral ratification was a central component of the narrative that sustained and legitimized the hegemonic project.

Maduro is not seeking the lifting of sanctions. Instead, Maduro is seeking to regain the political legitimacy he lost during the 2019 recognition crisis.  He knows he won’t get that in a negotiation roundtable. He knows he can only achieve it through internationally recognized elections that legitimize him in power. Maduro is the first one who wants Venezuela to hold elections that are recognized as free and fair by the international community. His only condition is that he wants to be sure that he will win them.

THE ELECTORAL MIRAGE

Holding an election is not difficult. What is difficult is to get the loser of the election to admit defeat. Understanding what makes democracy work where it does requires understanding how those with a monopoly on the use of force can decide that it is in their interest to hand over power when the voters so decide. Perhaps one of the most accurate descriptions of this enigma was provided by Ronald Reagan when he assumed the presidency from Democrat Jimmy Carter in 1981. “In the eyes of many in the world,” Reagan said, “this every four-year ceremony that we accept as normal is nothing less than a miracle.”[8]

A stable democracy does not only require elections. A stable democracy requires the existence of autonomous and independent public powers that can limit the ambition for power of those who control the executive branch. For democracy to exist, there must be effective institutional counterweights to the power of the presidency. When those who control the executive branch acquire the ability to subordinate other branches of government to their will, it will not be long before that society turns towards complete authoritarianism.

To think that negotiation could lead to a solution to the Venezuelan political conflict without addressing the country’s serious problem of institutional design is simply avoiding the fundamental issues. Regrettably, western diplomatic bureaucracies will always be inclined to prioritize an electoral solution that allows them to present the achievement of a peaceful and democratic resolution to the Venezuelan crisis.  Unfortunately, chances are that unless institutional reforms become an integral part of a negotiation, even new parliamentary and presidential elections will not solve anything.

The model of a purely electoral agreement to resolve the crisis of governance was already tried in Venezuela. That was exactly the design of the accord signed between the representatives of the government of Hugo Chávez and the Democratic Coordination Group in May 2003, which led to the holding of the Recall Referendum in 2004 with observation provided by the Carter Center and the Organization of American States (OAS). By the way, this supervision by the international community did not prevent the government from deploying the Tascón and Maisanta lists to intimidate anyone who participated in the initiative to convene the referendum.[9] That 2003 agreement allowed the international community to consider the Venezuelan crisis resolved when Chávez won the recall. But it failed to attack the root causes of the country’s governance problem.

In Venezuela, it has become habitual for the loser of the elections not to acknowledge defeat.  Not recognizing or trying to circumvent the electoral result is part of the basic political repertoire of both the government and the opposition. When the government lost the 2007 constitutional referendum, it simply called another referendum; when it lost elections for governors, it appointed “protectors” in charge of channeling the resources assigned to the state; when Chavismo lost two-thirds of the Assembly in 2015, it went to the Supreme Court of Justice (TSJ) to annul the opposition’s supermajority as well as the legislative powers of the Assembly. The opposition, for its part, refused to avow the government’s victory in the 2004 recall referendum, the 2005 parliamentary elections, the 2013 presidential elections, the 2017 regional elections, and everything that has come after. Even in 2006, when Chavez almost doubled the vote of his opponent Manuel Rosales, the latter went before the cameras to say that yes, Chávez had won, but by a narrower margin than published by electoral authorities.[10] If recognition of the electoral results by the losers is what defines a democracy, Venezuela stopped being one a long time ago.


Maduro is the first one who wants Venezuela to hold elections that are recognized as free and fair by the international community. His only condition is that he wants to be sure that he will win them.


Losers of the Venezuelan elections do not acknowledge their defeats because it does not make sense for them to do so. Venezuela’s institutional design, designed by Chávez at the height of his power and incorporated into the 1999 Constitution, allows the executive branch to easily subordinate all other branches of government to its will. Simply threatening to call elections for a Constitutional Assembly, which the president can do by appealing to Article 348 of the Constitution, can assure the obedience of all public authorities. Every six years, Venezuelans do not elect the Chief Executive; they elect the chief of all branches of government. Regardless of who wins the election, Venezuelans do not elect a president. They elect a dictator.

For Venezuela to make an effective transition to democracy, it must first carry out a series of institutional reforms, including its constitutional framework, that guarantees that handing over power for someone who loses an election is not equivalent to political suicide. This requires eliminating the supra-constitutionality of the Constitutional Assembly, instituting an electoral system that protects minorities, and ensuring that neither the president nor the Legislature has the ability to change the correlation of forces in the judiciary at will. This discussion of institutional reforms is so far removed from how both parties are now thinking about the negotiations that it would be illusory to see us going there. With both parts accepting the winner-take-all institutional configuration, the best we can hope for is either that everything remains the same or that at most at some point in the future, we manage to change a left-wing dictatorship for a right-wing one.

WHAT IS TO BE DONE?

These days, a conversation I had with my father – a veteran of Venezuelan politics since the times of the resistance to the Pérez Jiménez dictatorship of the 1950s – a few days before the attempted coup against Hugo Chávez in April 2002 has come to mind a lot. Caracas was a river overflowing with conspiracies against the background of massive demonstrations and ubiquitous calls for Chávez’s resignation. Sitting in front of two lattes and guayanés cheese arepas, I asked my dad if he thought the opposition would be successful in their goal of removing Chávez from power. “Governments are not overthrown, Francisco,” replied my father, telling me how the dictatorship of Perez Jimenez, in the end, was toppled as a result of infighting more than anything that the resistance did. “Governments that fall, fall on their own.”


Maduro cannot win a free and fair election. But the opposition could lose it.


Whether Maduro remains in power will ultimately depend on his ability to hold together the military coalition that supports him and prevent internal power struggles within Chavismo from threatening the regime’s internal stability.  In the midst of this context, his government will organize electoral events with which it will seek to recover the legitimacy lost in recent years. These elections will not cease to be an interesting opportunity for opposition movements to organize and try to take advantage of the loopholes that the system leaves to contest power. Maduro has proven to be very adept at taking advantage of the opposition’s mistakes. It is up to those who oppose him to be at least prepared to take advantage of the mistakes that he will surely make at some point.

It is impossible for an incumbent like Nicolas Maduro to win a fair presidential election against a united opposition. His levels of unpopularity are so high, the magnitude of the economic and humanitarian crisis that has occurred under his government is so large, and his capacity to antagonize society is so great that any moderately coherent candidate should be able to defeat him, even if only because Venezuelans want to put an end to this dark chapter for once and for all. What can happen is that an opposition as disjointed and disoriented as Venezuela’s, entangled in its internal struggles and meaningless disputes, fails again, as it did three years ago, to unite behind a figure who can confront him. Maduro cannot win a fair election. But the opposition could lose it.


Only a unified, broad coalition could present a proposal for the country’s peaceful transition whose main objective is to rebuild the country’s governability rather than to seek revenge against opponents.


At this time, the main objective of the opposition leadership should be to reunite efforts to present a broad front to confront Maduro in the 2024 presidential elections, the next real opportunity to challenge his hold on power. Faced with this objective, regional elections are no more than a necessary but ultimately largely irrelevant distraction. Recovering the ability to confront Maduro requires rebuilding the type of coalition that was successfully maintained until 2015 and that included both radical and moderate sectors as well as left-wing parties, including a space for Chavista dissidence. The opposition coalition must be managed with an inclusive perspective that allows groups involved in it to picture themselves as part of a future governing coalition. Doing so would call for the complete opposite of the sectarian approach that prevailed in the conduct of the interim government and that largely explains its disintegration.  Such a coalition should present a proposal for the country’s peaceful transition whose main objective is to rebuild the country’s governability rather than to seek revenge against opponents.

Above all, the Venezuelan opposition must present a proposal to turn into reality the aspiration that unites us Venezuelans beyond our political positions: to leave behind two decades of conflict and begin to lay the foundations of a society where we all fit in.  It must set itself the task of building a country where differences are settled in the spaces of debate and democratic competition and not through violent confrontation. A country where the energies of those involved in politics are focused on finding solutions to people’s problems instead of creating new problems for them as a by-product of their struggle for power. To achieve that, we have to stop thinking about how we topple a dictatorship and start thinking about how we build a democracy.


NOTES

[1] Video: El PRI, la “dictadura perfecta”. – Vargas Llosa ante Paz en 1990, Aristegui Noticias, March 31, 2014.

[2] Przeworski, A. (1991) Democracy and the Market. Cambridge: Cambridge University Press.

[3] In the Democracy and Dictatorship index, a country must have seen an alternation in power under electoral rules identical to the ones that brought the incumbent to office to be labeled a democracy. See Cheibub, J. Gandhi, J. & Raymond, J. (2009) Democracy and dictatorship revisited. Public Choice, 143, pp: 67-101. In the Democracy Ranking Association’s Global Democracy Ranking, two of the eight indicators that measure the political system (which in turn accounts for 50% of the value of the index) refer to whether there have been changes in the head of government within the last ten years, and whether there have been partial or complete changes in the government party within the last ten years. Both affect the democracy score negatively if answered no. See: http://democracyranking.org/wordpress/2016-full-dataset/. The Economist’s democracy index takes into account whether the opposition has “realistic” prospects of achieving government, whether public office is open to all citizens, and whether there are “clear, established and accepted” constitutional mechanisms for the transfer of power. See: https://www.eiu.com/n/campaigns/democracy-index-2020/.

[4] Maduro pone tres condiciones para negociar con la oposición [Maduro puts three conditions for talks with the opposition] ABC internacional, May 27, 2021.

[5] Leogrande, W. (2007). “A Poverty of Imagination: George W. Bush’s Policy in Latin America.” Journal of Latin American Studies, 39(2), pp. 355-385.

[6] Rodríguez, F. (2019). ”Sanctions and the Venezuelan economy: what the data say.” LatAm Economics Viewpoint.  Torino Economics, June,  Rodríguez F. (2021) Sanctions and Oil Production: Evidence from Venezuela’s Orinoco Basin, Bahar, D. Bustos, S. Morales, J. & Santos, M. (2019). “Impact of the 2017 sanctions on Venezuela: Revisiting the evidence.” Brookings Institution. Equipo Anova (2021) “Impacto de las Sanciones Financieras Internacionales contra Venezuela: Nueva evidencia,” Anova policy research, 3(1), January, Oliveros, L., (2020). Impacto de las sanciones financieras y petroleras sobre la economía venezolana. WOLA, Don’t Blame Washington for Venezuela’s Oil Woes: A Rebuttal, Americas Quarterly, May 1, 2019, and Crude Realities: Understanding Venezuela’s Economic Collapse, Francisco Rodríguez, September 20 2018.

[7] ¡JUNTOS! Este 6 de Diciembre cambiaremos la Asamblea..! [Together! This December 6 we will change the Assembly!]José Jhonatan Mujica Acosta’s Facebook video, November 3, 2020.

[8] Blunt, R. The inaugural ceremonies: A routine miracle, The Hill, January 18, 2017.

[9] Hsieh, C. Miguel, E. Ortega, D. & Rodríguez F. (2011). “The Price of Political Opposition: Evidence from Venezuela’s “Maisanta.” American Economic Journal: Applied Economics, 3(2), pp. 196-214. Jatar, A. (2006) Apartheid del siglo XXI: La informática al servicio de la discriminación política en Venezuela. Súmate, Caracas.

[10]  El candidato de la oposición Manuel Rosales reconoce su derrota [Opposition candidate Manuel Rosales recognizes defeat], La Vanguardia, Dece,ver 4, 2006.

La dictadura perfecta

La dictadura perfecta no es aquella en la que no hay elecciones. Es aquella en la que el gobierno no pierde elecciones. Si la oposición sigue enfrascada en sus luchas intestinas, puede terminar logrando que los deseos de Maduro se vuelvan realidad.

Fue durante la presidencia de Carlos Salinas de Gortari, a quienes muchos en su momento veían como uno de los principales paladines de las reformas económicas de mercado (aún hoy hay quienes así lo recuerdan) que al escritor peruano Mario Vargas Llosa se le ocurrió romper una de las reglas no escritas de la política mexicana.  Durante una discusión televisada al cierre de un encuentro de intelectuales europeos y americanos en Ciudad de México, el novelista que veinte años después se convertiría en el único peruano hasta hoy en obtener un premio Nobel, calificó a México bajo los gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) como “la dictadura perfecta.” “Tan es dictadura la mexicana,” sentenció Vargas Llosa, “que todas las dictaduras latinoamericanas desde que yo tengo uso de razón han tratado de crear algo equivalente al PRI.”[1]

El argumento de Vargas Llosa era tan sencillo como poderoso.  Una dictadura no la define si hay o no elecciones, porque muchos gobiernos autoritarios hacen elecciones – y a menudo incluso las ganan.  Tampoco la definen la represión ni las violaciones de derechos humanos, porque hay gobiernos democráticos que reprimen y violan derechos humanos. Una dictadura la define la falta de alternabilidad.  Una dictadura es un sistema en el cual quien está en el poder, se queda en el poder.  Cuando esas dictaduras son capaces de camuflarse en el ropaje de las instituciones democráticas, es que llegan a su perfeccionamiento.  La dictadura perfecta no es aquella en la que no hay elecciones.  La dictadura perfecta es aquella en la que el gobierno no pierde las elecciones.

A pesar de que a menudo no concuerdo con las posiciones políticas de Vargas Llosa, siempre he admirado ese espíritu de enfant terrible dispuesto a cuestionar consensos y decir verdades incómodas, gústele a quien le guste.  Siento que solo si mantenemos viva la capacidad de cuestionarnos e increparnos a nosotros mismos es que podremos comenzar a entender cómo enmendar nuestros errores.  Como nos han mostrado recientemente las heroínas que se han atrevido a romper el cerco del silencio en torno a los temas de abuso sexual a través del #MeToo venezolano, cuando damos el paso de decir por primera vez en voz alta lo que siempre pensábamos que se debía callar, nos hacemos más humanos.

Un año después de que las palabras de Vargas Llosa convulsionaran a México, el politólogo polaco-estadounidense Adam Przeworski ofrecería una definición sucinta de democracia en su libro La democracia y el mercado.[2] “La democracia,” escribiría Przeworksi “es un sistema en el que los partidos pierden elecciones.”  Esta conceptualización tendría una profunda influencia sobre los estudios de democratización a lo largo de las siguientes tres décadas.  La permanencia en el poder del partido de gobierno ha sido incorporada en varias medidas de democratización, entre las cuales algunas toman a la alternabilidad reciente como una condición necesaria para que un país sea considerado una democracia.[3]

Entender el rol de la alternabilidad en la concepción de la democracia es fundamental para empezar a visualizar una salida a la aterradora crisis política, económica y humanitaria que atraviesa nuestro país. Restablecer la democracia en Venezuela no se logra haciendo unas elecciones, aunque ellas sean organizadas por autoridades electorales imparciales y supervisadas por observadores internacionales.  Tampoco se logra con la libertad de los presos políticos ni el cese de las violaciones de derechos humanos, por más importantes que sean estos objetivos en la búsqueda de una sociedad justa donde se respete a la dignidad humana. En Venezuela la única forma de regresar a la democracia es llevando a cabo una transformación profunda y radical en nuestras bases institucionales que haga posible la alternabilidad en el poder.

Diálogo, sanciones y video

Prácticamente todos los análisis que han buscado entender el proceso de negociación que pareciera estar – por enésima vez – fraguándose entre la oposición y el gobierno de Nicolás Maduro coinciden en que el principal objetivo de Maduro en estas negociaciones es el levantamiento de sanciones.  De hecho, el principal aliciente que el líder opositor Juan Guaidó ha ofrecido como parte de su propuesta para un Acuerdo de Salvación Nacional ha sido justamente el “levantamiento progresivo” de sanciones.  Recientemente, la secretaria asistente del Departamento de Estado para el hemisferio occidental le dijo en un intercambio en Twitter al canciller de Maduro que si quería que Estados Unidos levantase las sanciones, solo tenía que cumplir ciertas condiciones tales como la realización de elecciones limpias y justas y la liberación de presos políticos.  El mismo Maduro pareciera haber confirmado la importancia de las sanciones en el proceso de negociación al abrir su lista de condiciones previas con “el levantamiento inmediato de las sanciones contra Venezuela.”[4]

Fue John Maisto, el embajador estadounidense que llevó las relaciones con Venezuela durante el gobierno de Bill Clinton, quien dijo que con Chávez era mucho más importante ver lo que hacía que lo que decía.[5] Valdría la pena seguir el mismo consejo al intentar interpretar las palabras de Maduro.  Lo primero y más evidente que vale la pena tener en cuenta es que hay muy pocas ocasiones en las que una negociación seria en un proceso políticamente complejo ocurre frente a unas cámaras de video.  Las negociaciones de acuerdos políticos y de paz exitosas tienden a iniciarse en la más alta confidencialidad, precisamente porque los negociadores necesitan ser capaces de lograr preacuerdos tangibles que permitan convencer a los escépticos en sus coaliciones respectivas de que la negociación tiene sentido.  Cuando los políticos acuden al uso de los micrófonos para presentar exigencias, podemos estar seguros de que lo menos que están haciendo es negociando.


Sin sanciones, Maduro no sería más que un líder incompetente que arruinó a la economía venezolana. 


Sostener una negociación política a través de las cámaras es más o menos lo mismo que discutir las condiciones de un divorcio en medio de una cena familiar.  Lo que los actores buscan no es llegar a acuerdos; es convencer a los hijos y familiares de quién es el bueno y quién es el malo de la partida.  Cuando Maduro dice estridentemente que va a pedir el levantamiento de sanciones como precondición para el diálogo, no está buscando que se las levanten.  Está recordándole a los venezolanos que la oposición y los Estados Unidos tienen una cuota importante de responsabilidad en las dificultades económicas que hoy atraviesa el país.  Maduro está plenamente consciente de que no va a lograr que la mayoría de los venezolanos piense que él es un buen gobernante.  Su plan es convencerlos de que la oposición puede ser mucho peor.

Independientemente de lo que uno piense sobre el efecto que han tenido las sanciones sobre nuestra economía – y la discusión económica deja espacio para sostener razonablemente posiciones muy distintas[6] – los estudios de opinión coinciden en mostrar que la mayoría abrumadora de los venezolanos está en contra de ellas y les otorga una cuota de responsabilidad en la tragedia humanitaria del país (ver Gráfico 1).  No es casualidad que la principal pieza publicitaria utilizada por el partido de gobierno en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre de 2020 abriese con la frase “Dijeron que las sanciones eran para unos cuantos, y nos golpearon a todos.” [7]

Gráfico 1: Aprobación de sanciones según afiliación política

Fuente: Datanálisis.

Hoy por hoy, las sanciones son el principal activo político que tiene Maduro para convencer a los venezolanos de que la crisis no es culpa de él.  Como escribió Moisés Naím en una presciente columna de 2017 en El País, las sanciones petroleras se convertirían en “la coartada perfecta” para la incompetencia de Nicolás Maduro, al tiempo que terminaron fortaleciendo su gobierno, debilitando a la oposición y agravando la crisis humanitaria.  Sin sanciones, Maduro no sería más que un líder incompetente que arruinó a la economía venezolana.  Las sanciones le permiten construir una épica de resistencia y consolidar al chavismo en torno a su liderazgo. Sería una tontería de su parte entrar en un proceso de negociación en el que terminase entregando su capacidad de pintar a la oposición como los malos de la partida.

¿Qué se le puede ofrecer a quien lo tiene todo?

Pensar que el chavismo busca entrar en una transacción mercantil de intercambio de concesiones electorales a cambio de una flexibilización de sanciones es reincidir en el error analítico de ver al gobierno de Maduro como un actor motivado por intereses económicos.  Al chavismo no le interesa el dinero: le interesa el poder.  Entenderlo no niega el rol crucial que juega la corrupción en su estructura de incentivos, ni tampoco el que les pueda interesar recuperar la economía del país a mediano plazo.  Lo que sí requiere es comprender que estos fines – la acumulación de dinero o la salud económica del país – son objetivos secundarios subordinados al objetivo primario de preservar la continuidad al mando del Estado venezolano.  Maduro y su círculo no buscan recuperar su dinero perdido, porque nada les impide vivir como ricos.  Tampoco buscan prosperidad económica para el país.  Lo que buscan es permanecer en el poder.

El chavismo no es ni una coalición mercantil en busca de beneficios económicos ni un gobierno benevolente que busca el bienestar de sus ciudadanos.  El chavismo es un movimiento político con aspiraciones hegemónicas.  Surge en los años 90 después del fracaso de dos intentos de golpe agrupándose en torno a la figura de un liderazgo carismático bajo el clásico esquema populista que promete una interlocución directa con la voluntad del pueblo.   A diferencia de movimientos que llegan al poder a través de una insurgencia armada, el chavismo llega al poder mediante elecciones y busca legitimarse mediante continuos eventos electorales. 


Cada seis años, los venezolanos no elegimos a la cabeza del Poder Ejecutivo; elegimos al jefe de todos los poderes.  No votamos por un presidente.  Votamos por un dictador.


La centralidad de los eventos electorales a la narrativa chavista se debe en parte al hecho de que ya en Venezuela existía una fuerte tradición electoral antes de que Chávez llegase al poder.  De hecho, Venezuela en 1998 era el país suramericano con la más larga tradición de elecciones presidenciales competitivas.  No es casualidad que el chavismo llegase a argumentar constantemente que Venezuela era uno de los países donde más elecciones se hacían en el mundo.  Al igual que en el caso del PRI, la ratificación electoral era un componente central a la narrativa que sustentaba y legitimaba el proyecto hegemónico.

Maduro no está buscando el levantamiento de las sanciones.  Maduro está buscando recuperar la legitimidad política que perdió durante la crisis de reconocimiento de 2019.  Él sabe que esto no lo va a obtener en una mesa de negociación.  Sabe que solo lo puede lograr a través de unas elecciones reconocidas internacionalmente que lo legitimen en el poder.  Maduro es el primero que quiere que en Venezuela se hagan elecciones que sean reconocidas como libres y justas por la comunidad internacional.  Su única condición es que quiere estar seguro de que las va a ganar.

El espejismo electoral

Hacer elecciones no es difícil.  Lo difícil es lograr que el perdedor de las elecciones reconozca su derrota.  Entender cómo funciona la democracia requiere comprender cómo es que quienes tienen el monopolio del uso de la fuerza pueden sentir que está en su interés entregar el poder cuando los votantes así lo decidan. Tal vez una de las descripciones más acertadas de este enigma la proporcionó Ronald Reagan al asumir la presidencia de manos del demócrata Jimmy Carter en 1981. “En los ojos de muchos en el mundo,” dijo Reagan, “esta ceremonia de cada cuatro años que aceptamos como normal es nada menos que un milagro.”[8]

Una democracia estable no requiere solo hacer elecciones.  Una democracia estable requiere la existencia de poderes públicos autónomos e independientes que sean capaces de limitar la ambición de poder de quien controla al Ejecutivo.  Para que exista democracia, deben existir contrapesos institucionales efectivos al poder de la presidencia.  Cuando quienes controlan el Poder Ejecutivo adquieren la capacidad de subordinar a los otros poderes públicos a su voluntad, no falta mucho para que una sociedad dé el giro hacia el autoritarismo completo.

Pensar que una negociación puede llevar a una solución al conflicto político venezolano sin abordar nuestro grave problema de diseño institucional es simplemente no querer encarar el problema. Lamentablemente, las burocracias diplomáticas occidentales siempre se inclinarán por priorizar una salida electoral que les permita presentar el logro de una resolución pacífica y democrática a la crisis venezolana.  Por ello, lo más probable es que, a menos que las reformas institucionales se conviertan en una parte integral de una negociación, incluso unas nuevas elecciones parlamentarias y presidenciales no resuelvan nada.

El modelo de un acuerdo puramente electoral para resolver la crisis de gobernanza venezolana ya se intentó.  En eso consistió el acuerdo suscrito entre los representantes del gobierno de Hugo Chávez y la Coordinadora Democrática en mayo de 2003.  Ese acuerdo llevó a la realización del Referéndum Revocatorio en 2004 bajo observación del Centro Carter y la Organización de Estados Americanos (OEA). Por cierto, que esa supervisión de la comunidad internacional no impidió que el gobierno hiciese despliegue de las listas Tascón y Maisanta para amedrentar a todo el que participase en la iniciativa de convocar la consulta.[9]  Ese acuerdo de 2003 permitió que la comunidad internacional considerase resuelta la crisis venezolana cuando Chávez ganó el revocatorio.  Pero no logró atacar las causas básicas de nuestro problema de gobernabilidad.

En Venezuela, ya se ha vuelto habitual que el perdedor de las elecciones no reconozca su derrota.  No reconocer o intentar burlar el resultado electoral es parte del repertorio político básico tanto del gobierno como de la oposición.  Cuando el gobierno perdió el referéndum constitucional de 2007, simplemente llamó a otro referéndum; cuando perdió elecciones de gobernadores, nombró “protectores” a cargo de canalizar los recursos asignados al estado; al perder ante la oposición las dos terceras partes de la Asamblea en 2015, acudió al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para que anulase la mayoría calificada así como las facultades legislativas de la Asamblea.  La oposición, por su parte, desconoció la victoria del gobierno en el referéndum revocatorio de 2004, las elecciones parlamentarias de 2005, las elecciones presidenciales de 2013, las regionales de 2017, y todo lo que ha venido después.  Incluso en 2006, cuando Chávez casi duplica la votación de su contrincante Manuel Rosales, este último acudió a las cámaras para alegar que sí, Chávez había ganado, pero no con la ventaja proclamada por el Consejo Nacional Electoral.[10]   Si el reconocimiento de los resultados electorales por los perdedores es lo que define a una democracia, Venezuela dejó de serla hace mucho tiempo.


Maduro es el primero que quiere que en Venezuela se hagan elecciones que sean reconocidas como libres y justas por la comunidad internacional.  Su única condición es que quiere estar seguro de que las va a ganar.


Los perdedores de las elecciones venezolanas no reconocen sus derrotas porque no tiene sentido para ellos hacerlo.  El esquema institucional venezolano, diseñado por Chávez en el apogeo de su poder y enraizado en nuestras instituciones a partir de la Constitución de 1999, le permite al Poder Ejecutivo fácilmente subordinar a todos los poderes a su voluntad.  Basta con amenazar llamar a elecciones para una Asamblea Constituyente, potestad que el artículo 348 de la Constitución le entrega al presidente, para asegurarse la obediencia de todos los poderes públicos.  Cada seis años, los venezolanos no elegimos a la cabeza del Poder Ejecutivo; elegimos al jefe de todos los poderes.  Independientemente de quien gane las elecciones, no votamos por un presidente.  Votamos por un dictador.

Para que Venezuela pueda hacer una transición efectiva a una democracia, requiere primero emprender una serie de reformas institucionales, incluidas a su marco constitucional, que permitan que entregar el poder para un gobierno que pierda unas elecciones no sea un suicidio político.  Ello requiere eliminar la supraconstitucionalidad de las asambleas constituyentes, instituir un sistema electoral que proteja a las minorías, y asegurar que ni el Ejecutivo ni el Legislativo tengan la capacidad de cambiar a voluntad la correlación de fuerzas en el Poder Judicial.  Esta discusión de reformas institucionales está tan lejos de lo que ambas partes se están planteando ante el escenario de negociación, que sería iluso pensar en que llegue a avanzarse en esa dirección.  Al aceptar ambas partes una configuración institucional en la que el ganador se lo lleva todo, lo más que podemos esperar es o que todo permanezca igual, o que en algún momento logremos cambiar a una dictadura de izquierda por una dictadura de derecha.

¿Qué hacer?

En estos días he recordado mucho una conversación que tuve con mi padre – veterano de la política venezolana desde los tiempos de la resistencia a la dictadura perezjimenista – pocos días antes del intento de golpe contra Hugo Chávez en abril de 2002. Caracas era un río que desbordaba con conspiraciones contra el trasfondo de masivas manifestaciones y llamados a la dimisión de Chávez.  Sentado frente a dos cafés marrones y arepas de queso guayanés, le pregunté a mi papá si pensaba que la oposición tendría éxito en su objetivo de sacar a Chávez del poder.  “A los gobiernos no los tumban, Francisco,” me respondió mi padre, contándome cómo la dictadura de Pérez Jiménez al final se había acabado más por enfrentamientos internos que por nada que hiciese la resistencia.  “Los gobiernos que caen, se caen solos.” 


Maduro no puede ganar unas elecciones justas.  Lo que sí puede pasar es que la oposición las pierda.


Si Maduro se mantiene en el poder dependerá ultimadamente de su capacidad de mantener unida a la coalición militar que lo sostiene y evitar que las luchas internas por poder dentro del chavismo terminen amenazando la estabilidad interna del régimen.  En ese contexto, su gobierno organizará eventos electorales con los que buscará recuperar la legitimidad perdida a lo largo de los últimos años.  Esas elecciones no dejarán de ser una oportunidad interesante para que los movimientos opositores se organicen y traten de aprovechar los resquicios que el sistema deje para disputar el poder.  Maduro ha probado ser muy hábil en aprovechar los errores de la oposición.  Corresponde a quienes lo adversamos estar al menos preparados para aprovecharnos de los errores que en algún momento él seguramente cometerá.

El estudio de la interrelación entre los procesos electorales y económicos me ha llevado a la conclusión de que es imposible que un incumbente como Nicolás Maduro gane unas elecciones presidenciales justas contra una oposición unida. Sus niveles de impopularidad son tan altos, la magnitud de la crisis económica y humanitaria que ha ocurrido bajo su gobierno es tan grande, y su capacidad de antagonizar a la sociedad es tan elevada, que cualquier candidato medianamente coherente debería ser capaz de ganarle una elección, aunque fuese solo por el deseo de los venezolanos de ponerle punto final a este oscuro capítulo.  Lo que sí puede pasar es que una oposición tan desarticulada y desorientada como la nuestra, envuelta en sus luchas intestinas y disputas sin sentido, falle otra vez, tal como lo hizo hace tres años, en unirse detrás de una figura que pueda enfrentarlo.  Maduro no puede ganar unas elecciones justas.  Lo que sí puede pasar es que la oposición las pierda.


Solo una coalición amplia e incluyente podría proponer una transición pacífica cuyo objetivo principal sea el rescate de la gobernabilidad  


El principal objetivo de la dirigencia opositora en este momento debe ser el de reunificar esfuerzos para lograr presentar un frente amplio que enfrente a Maduro en las elecciones presidenciales de 2024, la próxima oportunidad real que tendremos de disputarle el poder. Frente a ese objetivo, las elecciones regionales no dejan de ser más que una distracción, necesaria pero de poca relevancia.  Recuperar la capacidad de enfrentar a Maduro requiere rearmar el tipo de coalición que se logró mantener exitosamente hasta el 2015 y que incluía tanto a sectores radicales como a moderados y partidos de izquierda, incluido un espacio para la disidencia chavista.  El liderazgo del movimiento opositor se debe manejar con una perspectiva incluyente que permita que los grupos que participan en él se visualicen como parte de una coalición de gobierno futuro.  Tal conducción estaría diametralmente opuesta al criterio sectarista que prevaleció en la conducción del gobierno interino, y que en gran medida explica su desintegración.  Solo una amplia e incluyente coalición representativa de nuestra sociedad política y civil tendrá la credibilidad necesaria para proponerle al país una transición pacífica cuyo objetivo principal sea el rescate de la gobernabilidad y no la búsqueda de la venganza contra los adversarios.  

Por encima de todo, la oposición venezolana debe ser capaz de presentarle al país una propuesta programática que haga realidad la aspiración que nos une a los venezolanos más allá de nuestras posiciones políticas: dejar atrás dos décadas de conflicto, y comenzar a sentar las bases de una sociedad donde todos quepamos.  Debe plantearse la tarea de construir un país donde las diferencias se diriman en los espacios de debate y competencia democrática y no a través de la confrontación violenta.  Un país donde las energías de quienes se involucran en la política se enfoquen en encontrar soluciones para los problemas de la gente en vez de crearles nuevos problemas en su lucha por el poder. Para lograr eso, tendremos que dejar de pensar en cómo tumbamos a una dictadura, y comenzar a pensar en cómo construimos una democracia.


REFERENCIAS

[1] Video: El PRI, la “dictadura perfecta”.- Vargas Llosa ante Paz en 1990, Aristegui Noticias, 31 de marzo de 2014.

[2] Przeworski, A. (1991) Democracy and the Market. Cambridge: Cambridge University Press.

[3] En el índice Democracia y Dictadura, un país debe haber visto una alternancia en el poder bajo reglas electorales idénticas a las que llevaron al titular al cargo para ser catalogado como democracia. Véase Cheibub, J. Gandhi, J. y Raymond, J. (2009) “Democracy and dictatorship revisited”. Public Choice, 143, pp 67-101. En el Ranking Global de Democracia de la Democracy Ranking Association, dos de los ocho indicadores que miden el sistema político (que a su vez representa el 50% del valor del índice) se refieren a si ha habido cambios en el jefe de gobierno en los últimos diez años. años, y si ha habido cambios parciales o completos en el partido de gobierno en los últimos diez años. Ambos afectan negativamente la puntuación de democracia si se responde que no. Ver: http://democracyranking.org/wordpress/2016-full-dataset/. El índice de democracia de The Economist toma en cuenta si la oposición tiene perspectivas “realistas” de lograr el gobierno, si los cargos públicos están abiertos a todos los ciudadanos y si existen mecanismos constitucionales “claros, establecidos y aceptados” para la transferencia del poder. Ver: https://www.eiu.com/n/campaigns/democracy-index-2020/.

[4] Maduro pone tres condiciones para negociar con la oposición, ABC internacional, 27 de mayo de 2021.

[5] Leogrande, W. (2007). A Poverty of Imagination: George W. Bush’s Policy in Latin America. Journal of Latin American Studies, 39(2), pp. 355-385.

[6] Ver, entre otros, Crude Realities: Understanding Venezuela’s Economic Collapse, Francisco Rodríguez, 20 de septiembre de 2018; M. Weisbrot y J. Sachs (2019) Economic Sanctions as Collective Punishment: The Case of Venezuela. CEPR; R. Hausmann y F. Muci, Don’t Blame Washington for Venezuela’s Oil Woes: A Rebuttal, Americas Quarterly, 1 de mayo de 2019. Bahar, D. Bustos, S. Morales, J. y Santos, M. (2019). Impact of the 2017 sanctions on Venezuela: Revisiting the evidence. Brookings Institution. Rodríguez, F. (2019). Sanctions and the Venezuelan economy: what the data say. LatAm Economics Viewpoint.  Torino Economics, June. Oliveros, L., (2020). Impacto de las sanciones financieras y petroleras sobre la economía venezolana. WOLA. Equipo Anova (2021) Impacto de las Sanciones Financieras Internacionales contra Venezuela: Nueva evidencia. Anova policy research, 3(1), January.  Rodríguez F. (2021) Sanctions and Oil Production: Evidence from Venezuela’s Orinoco Basin.

[7] ¡JUNTOS! Este 6 de Diciembre cambiaremos la Asamblea..! José Jhonatan Mujica Acosta, Video de Facebook, 3 de noviembre de 2020.

[8] Blunt, R. The inaugural ceremonies: A routine miracle, The Hill, 18 de enero de 2017.

[9] Hsieh, C. Miguel, E. Ortega, D. y Rodríguez F. (2011). The Price of Political Opposition: Evidence from Venezuela’s “Maisanta”. American Economic Journal: Applied Economics, 3(2), pp. 196-214. Jatar, A. (2006) Apartheid del siglo XXI: La informática al servicio de la discriminación política en Venezuela. Súmate, Caracas.

[10] El candidato de la oposición Manuel Rosales reconoce su derrota, La Vanguardia, 4 de Diciembre de 2006.

La maldición del perdedor

La oposición venezolana debe deshacerse de la fantasía de que está presidiendo un gobierno y volver a competir por el poder donde el régimen es más débil: en el terreno del apoyo popular.

La decisión de la Asamblea Nacional electa en 2020 de nombrar una nueva junta directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE) que incluye a dos respetadas figuras de la oposición ha desatado una oleada de especulaciones sobre los escenarios políticos que pueden abrirse. Algunos lo ven como una apertura importante y sugieren que la administración Biden debería responder con concesiones propias para comenzar a aliviar las tensiones y así despejar el camino para negociaciones significativas.

Curiosamente, muchos críticos de la decisión y defensores de una posición de línea dura comparten una lectura similar. En su opinión, no hay una manera razonable de leer estos movimientos sin pensar que hubo algún quid pro quo implícito o explícito con el régimen. El diputado de la Asamblea Nacional electa en 2015, Freddy Guevara, lo expresó de manera sucinta cuando escribió en su cuenta de Twitter: “Si el régimen “cedió” unos rectores del CNE…Qué recibió a cambio?Y de quién?”.[1]

En general, simpatizo con la idea de que cualquier estrategia que tenga como objetivo contribuir a una solución pacífica, negociada y democrática a la tragedia de Venezuela debe buscar algún nivel de entendimiento con el régimen de Maduro. Esto se debe a que, nos guste o no, Maduro y sus aliados son los que ejercen el poder. Sin embargo, también creo que pensar en las acciones recientes de Maduro como concesiones o gestos de “buena voluntad” es, en el mejor de los casos, equivocado y, en el peor, ingenuo. Una mirada cercana a estos gestos resalta que no hay mucha diferencia entre lo que Maduro está dispuesto a “conceder” en una negociación ahora y lo que estaba dispuesto a ofrecer en casi cualquier momento desde que asumió la presidencia. Lo que ha cambiado no es la voluntad de Maduro de hacer propuestas, sino la voluntad de la oposición y de Estados Unidos de aceptarlas.

La dura verdad es que la razón por la que veremos entablar nuevas negociaciones ahora no es porque Maduro se vea obligado a hacer concesiones, sino porque la oposición y Estados Unidos han fracasado en su intento de derrocarlo. Reconocer este fracaso, y reconocer asímismo la necesidad de revisar por completo la estrategia actual, es una condición necesaria para tener alguna posibilidad de enfrentar a Maduro en las urnas. 

FALACIAS CONCESIONALES

La idea de que el nombramiento del nuevo CNE debe verse como una concesión significativa de Maduro es simplemente inconsistente con la experiencia histórica. La voluntad del chavismo de nombrar miembros de la oposición al CNE tiene una larga historia. Entre 2003 y 2005, el Tribunal Supremo de Justicia, dominado por Chávez, nombró una junta directiva con dos miembros (de cinco) de oposición. La práctica de nombrar a un solo miembro de oposición se remonta a 2006, cuando el gobierno obtuvo el control del 100% de los escaños de la Asamblea Nacional después de un boicot de la oposición a las elecciones parlamentarias de 2005. Incluso frente a la posibilidad de nombrar una junta totalmente progubernamental, el chavismo estaba dispuesto a permitir que al menos uno de los miembros de la junta fuera un representante de la oposición, un hecho que por sí solo debería hacernos cautelosos al interpretar estos nombramientos como concesiones. Más recientemente, el CNE designado en junio del año pasado contó con dos representantes de partidos no gubernamentales que optaron por participar en esas elecciones. El gobierno también expresó su voluntad de otorgar a la oposición dos representantes durante las fallidas negociaciones de República Dominicana de 2018.

Vale la pena entrar un poco más en detalle. En febrero de 2018, el gobierno y la oposición participaron en intensas negociaciones celebradas en República Dominicana antes de las elecciones presidenciales programadas para ese año. Desafortunadamente, estas negociaciones fracasaron, pero no antes de que se hicieran varias propuestas y contrapropuestas. Lo que es clave para nuestro argumento es que la propuesta que el gobierno estaba dispuesto a suscribir en ese momento – originalmente presentada por el expresidente y facilitador español José Luis Rodríguez Zapatero – hubiera otorgado a la oposición un rector principal adicional al que ya tenía en el CNE, terminando así en una distribución 3-2 de la directiva.[2]

Los nombramientos de junio de 2020 fueron hechos por el Tribunal Supremo para realizar las elecciones parlamentarias de ese año, que fueron boicoteadas por la principal corriente de oposición. Las designaciones incluyeron a dos rectores que representaban a los partidos de oposición que optaron por participar en las elecciones parlamentarias. Uno de los rectores, José Gutiérrez Parra, es hermano del líder de la facción disidente de Acción Democrática que tomó el control del partido y que, con 433 mil votos, terminó siendo el partido no gubernamental más votado en las elecciones del 6 de diciembre. Los designados para el otro cargo -inicialmente Rafael Simón Jiménez y luego Leonardo Morales- estaban vinculados al grupo de partidos de centro que habían entablado conversaciones con el gobierno a través de la Mesa de Diálogo Nacional en septiembre de 2019.


 Lo que ha cambiado en los últimos dos años no es la voluntad de Maduro de hacer concesiones simbólicas que no amenacen su control del poder. Lo que ha cambiado es la disposición de sus contrincantes a aceptarlas.


Por supuesto, siempre se puede afirmar que estos grupos no eran una oposición “genuina”. Pero ese tipo de razonamiento es falaz y su argumento implícito es, en última instancia, irrelevante.  Por definición, cualquier grupo de oposición que llegue a acuerdos negociados con el gobierno puede ser llamado colaboracionista. Siempre habrá actores que decidan quedarse fuera de la negociación porque creen que pueden fortalecer su posición negociadora negándose a llegar a un acuerdo con el régimen; visto desde su perspectiva, el resto de los actores deben ser vistos como colaboracionistas.  Lo importante no es cómo unos actores se refieren a otros; lo relevante es que el gobierno de Maduro estaba dispuesto a ceder dos representantes del CNE a las partes dispuestas a aceptar el trato. 

Se puede hacer un punto similar con respecto a las otras “concesiones” unilaterales presuntamente otorgadas por Maduro. La decisión de firmar un acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) no aporta beneficios políticos tangibles a la oposición. De hecho, la visita del director del PMA, David Beasley, al país sirvió para reafirmar la imagen de Nicolás Maduro como un presidente que tiene claramente el control del país y es tratado como tal por la comunidad internacional. La visita de Beasley estuvo, en ese sentido, muy lejos del intento de febrero de 2019 de intimidar a Maduro para que cediera el control del territorio al pedir a los militares que dejaran entrar al país envíos de ayuda humanitaria por orden de Guaidó.

 Este argumento no descarta la validez de la información publicada en medios internacionales sobre las complejas negociaciones entre el régimen de Maduro y el PMA que culminaron con la llegada del programa al país. Según esa información, Maduro inicialmente se negó a admitir el programa en el país por temor a ceder el control sobre la distribución de alimentos. Tal negociación probablemente tuvo lugar y parece haber terminado en un acuerdo cuyos detalles (y cómo se relacionan tales detalles con las demandas iniciales de cada una de las partes) probablemente permanecerán fuera del ojo público por un buen tiempo.

 Sin embargo, esto no es diferente del tipo de negociación que típicamente tiene lugar entre muchos regímenes autoritarios y organizaciones internacionales, en las que la oposición política no juega absolutamente ningún papel. Sí, el PMA ahora está brindando asistencia en Venezuela. También lo está haciendo en Cuba, Irán, Corea del Norte, Siria y Zimbabue. Si usted espera que su entrada sea precursora de un proceso de democratización venezolana, espero que no esté muy apurado en ver resultados.

No estoy argumentando que estas decisiones no estén relacionadas con el deseo de Maduro de aliviar las tensiones y sentar las bases para una mejora de las relaciones con Estados Unidos. La decisión de otorgar arresto domiciliario a los seis ejecutivos de CITGO condenados por corrupción el mes pasado es quizás el mejor ejemplo de ello, ya que indica claramente que el gobierno está utilizando una de sus fichas para ganar puntos en su búsqueda de negociaciones con la Casa Blanca. Pero la forma en que se ejecutó la decisión, con la concesión del arresto domiciliario – una decisión reversible – en lugar de dejarlos regresar a Estados Unidos, sugiere que Maduro mantiene sus cartas pegadas al pecho. Y nuevamente, esto está lejos de ser la primera vez que Maduro ha mostrado su disposición a liberar a los estadounidenses en cautiverio como un gesto hacia Estados Unidos. Recordemos que, en mayo de 2018, liberó a Joshua Holt, un misionero mormón arrestado por cargos de almacenamiento de armas de guerra en Venezuela, luego de la mediación del senador republicano Orrin Hatch.

 El objetivo de estos ejemplos no es argumentar que estos gestos de Maduro no tengan sentido. Por el contrario, es muy probable que sirvan para impulsar un nuevo proceso de negociaciones. Su punto es resaltar que estos no deben ser interpretados como una señal de debilidad por parte de Maduro. Lo que ha cambiado en los últimos dos años no es la voluntad de Maduro de hacer concesiones simbólicas que no amenacen su control del poder. Lo nuevo es que sus oponentes se dan cuenta de que no tienen más remedio que tratar con Maduro.

LOS PELIGROS DEL PENSAMIENTO POSITIVO

En sus memorias de su tiempo en la Casa Blanca, el exasesor de Seguridad Nacional John Bolton relata la discusión de la decisión de imponer sanciones petroleras a Venezuela en enero de 2019. “¿Por qué no buscamos una victoria aquí?” [3], dijo Bolton antes de una reunión del Comité de Directores inter agencial en la Sala Situacional de la Casa Blanca. La idea detrás del argumento de Bolton era que las sanciones petroleras llevarían rápidamente a la bancarrota al régimen de Maduro y obligarían a los militares a retirarle su apoyo. 

Incluso los partidarios acérrimos de las sanciones tendrían que admitir que, juzgada con estos términos, las sanciones fueron un rotundo fracaso. Por supuesto, algunos todavía pueden argumentar que la oposición está en una posición de negociación más fuerte ahora de lo que hubiera estado en ausencia de sanciones, pero si hay algo que nadie con un mínimo de cordura sostendría es que produjeron una rápida victoria para cualquiera que no sea Maduro. 

Incluso dejando de lado la valoración de si las sanciones han ayudado o perjudicado a la oposición, lo que está cada vez más claro es que Juan Guaidó y su gobierno interino están atravesando su peor momento político desde que dijeron asumir el poder en enero de 2019. Según la encuesta más reciente realizada por Datanálisis, realizada entre el 4 y el 17 de abril, el índice de aprobación de Juan Guaidó está ahora en 15,4%, frente al 61,2% cuando se midió por primera vez en febrero de 2019 (ver Figura 1). 

Figura 1: índices de aprobación de los principales líderes políticos

Fuente: Datanálisis

Guaidó, sin embargo, no es eclipsado por otros líderes políticos de la oposición. Henrique Capriles, ampliamente visto como su principal contrincante en la oposición, así como una de las figuras clave detrás de las negociaciones del CNE de las últimas semanas, tiene solo el 11,4% de aprobación, exactamente el mismo nivel que el de Nicolás Maduro.

El líder político más popular de Venezuela no es Nicolás Maduro ni Juan Guaidó. Tampoco es la dirigente radical María Corina Machado, ni los excandidatos presidenciales Henrique Capriles o Henri Falcón. El líder político más popular de Venezuela no está vivo. El político más popular en Venezuela es el fallecido líder socialista Hugo Chávez, cuyo índice de aprobación del 62,8% eclipsa al de cualquiera de los políticos de la nación.


El líder político más popular de Venezuela no es Nicolás Maduro ni Juan Guaidó. El político más popular de Venezuela es el fallecido líder socialista Hugo Chávez.


Estos resultados sugieren que la oposición puede no ser tan competitiva electoralmente como cree que es, incluso en el caso de que se celebren elecciones libres y justas. Probablemente sea cierto que, si surge un líder capaz de unificar fuerzas anti-Maduro y generar una participación electoral razonable, Maduro perdería esas elecciones. Esto es lo que probablemente habría sucedido en una elección de Maduro-Guaidó celebrada a principios de 2019. Pero con una oposición fragmentada, y en ausencia de un liderazgo claro, es probable que los resultados electorales sean mucho más impredecibles. Parece haber un espacio significativo para un candidato pro-Chávez y anti-Maduro que podría llenar el vacío dejado por las opciones existentes.

Durante los últimos cuatro años, el liderazgo de la oposición ha sido capturado progresivamente por movimientos de inclinación de derecha que prosperan en un entorno de polarización. Su defensa de las sanciones económicas y su voluntad de pedir una acción militar internacional funcionan bien en las calles de Miami, pero no tienen mucha acogida entre la mayoría de los votantes venezolanos, muchos de los cuales todavía sienten una amplia simpatía por la agenda social de Chávez. Cuanto más convencidos se vuelven estos grupos de que Maduro solo puede ser expulsado por la fuerza o la presión económica, más se centran en hacer lobby en Washington y Bruselas y menos parece importarles lo que piensen los votantes venezolanos en la calle. Como me dijo una vez un destacado líder de la oposición que ahora se encuentra en el exilio, “estamos dispuestos a pagar el costo en popularidad de defender las sanciones si ayudan a sacar a Maduro del poder”. Apelando a un refrán popular venezolano, podríamos decir que el fracaso de esta estrategia ha dejado a la oposición venezolana sin el chivo de la legitimidad política ni el mecate del apoyo popular necesario para amarrarlo.

LA MALDICIÓN DEL PERDEDOR

En política, quienes sobrestiman su fuerza tienen más probabilidades de perder. Si estás convencido de que derrotarás a tu adversario, le exigirás que retroceda sin condiciones y te negarás a llegar a ningún tipo de acuerdo.  Ésta es la razón por la que la teoría de juegos de elección racional no es muy buena para predecir golpizas. Si sé que mi enemigo me va a moler a golpes, la única acción racional es irme corriendo hacia la puerta. Si ambos decidimos pelear, uno de los dos habrá estado equivocado a posteriori. Aquellos que sistemáticamente deciden luchar tienden a ser también aquellos que son excesivamente optimistas sobre sus posibilidades de ganar y por tanto sistemáticamente tienden a perder.

Es recomendable que quienes están comenzando a ver a Venezuela tomen las afirmaciones de la oposición con un grano de sal. El historial de la oposición venezolana de sobrestimar sus posibilidades de éxito ya es nada menos que legendario. Después de todo, estamos hablando de la misma oposición que pensó que podía disolver todos los poderes públicos sin alienar a los militares cuando tomó brevemente el poder en 2002. También es la misma oposición que trató de hundir la economía a través de una huelga petrolera en 2003 y luego se sorprendió de que los votantes los rechazaran en las urnas un año después. La misma oposición que le regaló al gobierno el control de la Asamblea Nacional al boicotear las elecciones parlamentarias de 2005, bajo la creencia de que Chávez de alguna manera estaría demasiado apenado de aceptarlo.


Venezuela es el único país para el cual la persona reconocida por gran parte de la comunidad internacional como su líder democrático legítimo no fue elegida a nivel nacional ni puede ser cambiada mediante una votación.


Casi dos décadas después, muy poco ha cambiado. El liderazgo de la oposición podría haber llegado a acuerdos con el régimen de Maduro que, en retrospectiva, parecen bastante razonables. Algunos de esos acuerdos, como la propuesta de República Dominicana de 2018 para un CNE más equilibrado y una invitación a los observadores de la ONU para supervisar las elecciones presidenciales de ese año, habrían sido claramente mejores de lo que ahora se puede aspirar lograr en una negociación. 

Cualquier análisis del actual enfrentamiento político de Venezuela debe partir de la admisión de lo que es una cruda, aunque incómoda, realidad: por ahora, Maduro ha ganado el enfrentamiento. Esto, por supuesto, no garantiza que finalmente prevalecerá. Pero sí nos dice que está claramente en una posición más fuerte frente a la oposición y a los Estados Unidos que hace cuatro años. Negarse a reconocer esta realidad simplemente conducirá a más diagnósticos erróneos que alimentarán continuos errores estratégicos.

La maldición del perdedor en la política proviene del hecho de que aquellos que tienen más probabilidades de perder, aquellos que sobrestiman sistemáticamente su propia fuerza, son también los que más probablemente quieran seguir luchando incluso cuando se hallen frente a la derrota.  Para que un movimiento o fuerza política haya elegido una estrategia de confrontación, debe haber creído inicialmente que sus posibilidades de ganar eran altas. Sin embargo, los líderes que presionaron por la confrontación son también los que tienen más que perder si admiten la derrota. Aún si el conflicto se prolonga y se vuelve evidente que no se está ganando, ellos se resistirán a cambiar la ruta. En situaciones altamente polarizadas, los movimientos políticos terminan controlados por grupos radicales que quieren seguir luchando hasta el final, incluso frente a la abrumadora evidencia de que están perdiendo.

Uno de los problemas para ellos es que admitir la derrota después de una batalla en la que se arriesgó todo no es fácil sin renunciar al liderazgo. En sistemas políticos más maduros, los partidos fuertes aseguran que las derrotas políticas conduzcan a una sustitución de liderazgo. Sin embargo, tal mecanismo no existe en el sistema político venezolano, donde los partidos tienen una fuerte tradición de jerarquías centralizadas verticales, inspiradas en el modelo político leninista. Y aún menos existe en el gobierno interino de Guaidó, que carece de mecanismos institucionales para reemplazar su liderazgo. Venezuela tiene la distinción de ser el único país para el cual la persona reconocida por gran parte del mundo occidental como su líder democrático legítimo no fue elegida a nivel nacional ni puede ser cambiada mediante una votación.

Al final, lo que estamos viendo no es un indicio de que Maduro esté cediendo a la presión ni de que esté dispuesto a emprender reformas políticas significativas. Con el aumento de los ingresos petroleros de Venezuela y una economía que finalmente parece salir de la recesión (Figura 2), Maduro tiene pocas razones para hacer concesiones significativas en este momento. Sus ofertas recientes, en su mayoría concesiones simbólicas, no son muy diferentes de las que ha ofrecido en el pasado. No son un signo de debilidad. Por difícil que se nos haga admitirlo, debemos aceptar que son una señal de su fortaleza.

Figura 2: Producción petrolera

Fuente: OPEP

Lo que estamos presenciando parece ser más bien el comienzo de un proceso de cambio de liderazgo potencialmente desordenado, en el que la derrota de la estrategia del gobierno interino lo ha hecho lo suficientemente vulnerable para que otros grupos compitan por el mando de la oposición. Es difícil ver a una facción específica prevalecer firmemente en este enfrentamiento por el momento. Guaidó y otros grupos de línea dura probablemente mantendrán un apoyo considerable entre la diáspora, así como en los sectores más conservadores de la comunidad internacional. Capriles y las facciones más enfocadas hacia la política local de la oposición tradicional se enfrentarán a una batalla cuesta arriba para movilizar a los votantes en medio del desencanto generalizado y la desconfianza de las autoridades electorales designadas por el gobierno. Su relación con las fuerzas más centristas que consistentemente han abogado por las negociaciones y la participación electoral y se han opuesto a las impopulares sanciones económicas sigue siendo tensa y antagónica. Un electorado ampliamente descontento crea un amplio espacio para que surjan liderazgos alternativos que no están alineados ni con el gobierno ni con la oposición.


La oposición venezolana necesita deshacerse de la fantasía de que dirige un gobierno y regresar a pensar en sí misma como lo que nunca debió haber dejado de ser: una mayoría electoral amplia e inclusiva.


Cuanto más rápido la oposición acepte la realidad, más rápido podrá comenzar a trazar una estrategia para enfrentar nuevamente a Maduro de una forma efectiva. La comunidad internacional podría invertir mejor sus esfuerzos en promover una reunificación de las fuerzas de oposición que incluya a los grupos centristas que están mejor preparados para hablar con los votantes moderados sin quienes es imposible construir una sólida mayoría electoral. Rearmar una coalición democrática como la que existía hasta 2015 requerirá construir una comprensión compartida de los desafíos futuros, así como aceptar el fracaso de la estrategia de los últimos cuatro años de boicots electorales y ruido de sables vacíos. La oposición venezolana debe deshacerse de la fantasía de que dirige un gobierno y regresar a pensar en sí misma como lo que nunca debió haber dejado de ser: una mayoría electoral amplia e inclusiva que disputa el poder del régimen en el terreno en el que Maduro es más débil: el del apoyo popular.

NOTAS

[1] Freddy Guevara (@FreddyGuevaraC). “Quienes tenemos serias dudas con ese “nuevo” CNE, necesitamos que nos respondan algo: Si el régimen “cedió” unos rectores del CNE… Qué recibió a cambio? Y de quién? Es justo y lógico preguntarlo.” 6 de mayo de 2021, 15:15 p. M., Tuit.

[2] Concretamente, la propuesta de Zapatero implicó el nombramiento de dos nuevos rectores en sustitución de dos progubernamentales salientes. Los nuevos miembros habrían sido nombrados de mutuo acuerdo. Suponemos que una solución lógica por defecto dada esa regla sería que la oposición y el gobierno habrían recibido cada uno un miembro adicional en el directorio del CNE. Si bien el gobierno se reservaba el poder de veto sobre la persona designada por la oposición, la oposición tenía la misma autoridad sobre la persona designada por el gobierno. ¿Qué propuestas discutieron el gobierno y la oposición en República Dominicana? – Prodavinci

[3] Bolton, J. (2020). La habitación donde sucedió: una memoria de la Casa Blanca. The New York Times: Nueva York.

The Loser’s Curse

Venezuela’s opposition needs to ditch the fantasy that it is running a government and go back to contesting power where the regime is weakest: in the arena of popular support.

The decision by the National Assembly elected in 2020 to appoint an electoral board including two respected opposition figures has set off a flurry of speculation about the political scenarios that may open up as a result. Some tend to see the decision as an important opening, and suggest that the Biden administration should reciprocate with concessions of its own to begin to ease tensions and start clearing the way for meaningful negotiations.

Interestingly, many critics of the decision and advocates of a hardline stand share a similar reading. In their view, there is no reasonable way of reading these moves without thinking that there was some implicit or explicit quid pro quo with the regime.   Popular Will legislator of the 2015 National Assembly Freddy Guevara put it succinctly when he wrote on his Twitter account, “If the regime ‘conceded’ some new members of the CNE…What did it get in return?  And from whom?”[1]

I am generally sympathetic with the idea that any strategy that aims to contribute to a peaceful, negotiated and democratic solution to Venezuela’s tragedy must seek some level of engagement with the Maduro regime. This is because, whether we like it or not, Maduro and his clique are the ones who wield the power. Yet I also believe that thinking about Maduro’s recent steps as concessions or gestures of “good will” is at best misguided and at worst naïve. A close look at these recent gestures highlights that there is not much difference between what Maduro is willing to “concede” in a negotiation now and what he was willing to offer at just about any time since he became president. What has changed is not the willingness of Maduro to make overtures, but the willingness of the opposition and the United States to accept them.

The hard truth is that the reason we will start to get new negotiations now is not because Maduro is forced to make concessions but because the opposition and the United States have failed in their attempt to overthrow him. Acknowledging this failure, and recognizing the need to completely overhaul the opposition’s current strategy, is a necessary condition for having any chance of confronting Maduro at the ballot box.

CONCESSIONAL FALLACIES

The idea that the appointment of new electoral board members should be seen as a significant concession from Maduro is simply inconsistent with the historical experience. Chavismo’s willingness to appoint opposition members to the CNE has a long history.  Between 2003 and 2005, the Chávez-dominated Supreme Court appointed an electoral council with two out of five board members from the opposition.   The practice of appointing just one opposition board member goes back to 2006, when the government gained control of 100% of the National Assembly seats after an opposition boycott.  Even faced with the possibility of appointing a fully pro-government board, Chavismo was willing to let at least one of the board members be a representative of the opposition – a fact that by itself should make us cautious regarding reading these appointments as concessions. More recently, the CNE appointed on June of last year had two representatives from non-government parties that chose to participate in those elections. The government also expressed its willingness to give the opposition two representatives during the failed Dominican Republic negotiations of 2018.


What has changed over the past two years is not the willingness of Maduro to make symbolic concessions that do not threaten his hold on power.  What is new is the willingness of his opponents to accept them.


It is worth going somewhat more into the details here.  In February 2018, the government and opposition were involved in intense negotiations hosted by the Dominican Republic ahead of that year’s scheduled presidential elections. Unfortunately, these negotiations broke down, but not before several proposals and counter-proposals had been made.  What is key for our argument is that the proposal that the government was willing to subscribe at the time – originally assembled by former Spanish president and mediator José Luis Rodríguez Zapatero – would have involved the opposition gaining at least an additional council board member, thus ending in a 3-2 distribution of the electoral board.[2]

The June 2020 appointments were made by the Venezuelan Supreme Court in preparation for that year’s parliamentary elections, which were boycotted by the mainstream opposition.  Those appointments included two board members representing the opposition parties that chose to participate in the December 2020 parliamentary elections.  One of the board members, José Gutiérrez Parra, was the brother of the leader of the dissident faction of Democratic Action that gained control of the party – and which, with 433 thousand votes, ended up being the most voted non-government party in the December 6 elections.  The appointees to the other position – initially Rafael Simón Jiménez and later Leonardo Morales – were linked to the group of centrist parties that had entered into talks with the government through the National Dialogue Roundtable in September 2019.

Of course, it can always be claimed that these groups were not “genuine” opposition.  But that type of reasoning is fallacious, and its implied argument is ultimately irrelevant.  By definition, any opposition group that reaches negotiated agreements with the government can be said to be collaborating with the regime. There will always be actors who decide to sit out the negotiation because they believe that they can strengthen their negotiating position by refusing to reach an agreement with the regime; viewed from their standpoint, everyone else is a collaborationist. What is important is not how you label the parties, but that the government was willing to give two CNE representatives to the parties willing to take the deal.

A similar point can be made regarding the other unilateral “concessions” presumably granted by Maduro.  The decision to sign an agreement with the World Food Program (WFP) brings no tangible political benefits to the opposition.  In fact, the visit of WFP Director David Beasley to the country served to reaffirm the image of Nicolás Maduro as a president that is clearly in control of the country and dealt with as such by the international community. Beasley’s visit was, in that sense, a far cry from the February 2019 attempt to intimidate Maduro into ceding control over the territory by calling on the military to let into the country shipments of humanitarian aid on Guaidó’s orders. 

This is not to discount the credible news reports of complex negotiations between the Maduro regime and the WFP that led to the decision. Maduro is said to have initially balked at admitting the program into the country because of fears of relinquishing control over the distribution of food.  Such a negotiation probably did take place and appears to have ended in an agreement whose specifics (and how they relate to the initial demands of each of the parties) will likely remain out of the public eye. 

Yet this is no different from the type of negotiation that typically takes place between many authoritarian regimes and international organizations, in which the political opposition plays absolutely no role.  Yes, the WFP is now providing assistance in Venezuela. It is also doing so in Cuba, Iran, North Korea, Syria and Zimbabwe. If you are expecting its entrance to be a precursor to a process of Venezuelan democratization, I suggest you do not hold your breath.

My claim is not that these decisions are unrelated to a desire of Maduro to ease tensions and set the ground for an improvement of relations with the United States.  The decision to grant house arrest to the six CITGO executives convicted for corruption on April 30, 2021, is perhaps the best example in that it clearly indicates that the government is using one of its bargaining chips to gain points in its search for the negotiations with the White House it has always sought.  Even then, the way that the decision was deployed – the granting of house arrest, a reversible decision, rather than the more irreversible decision of letting them return to the United States – suggests that Maduro is keeping his cards quite close to his chest.  And again, this is far from the first time that Maduro has shown willingness to release Americans in captivity as a gesture to the United States.  Recall that on May 2018, it released Joshua Holt, a Mormon missionary arrested on charges of stockpiling weapons in Venezuela after mediation from Republican Senator Orrin Hatch.

The point of these examples is not to argue that these gestures by Maduro are meaningless.  On the contrary, there is a good chance that they will serve to jump-start a new process of negotiations.  Their point is to highlight that these should not be read as a signal of weakness by Maduro.  What has changed over the past two years is not the willingness of Maduro to make symbolic concessions that do not threaten his hold on power.  What is new is the realization by his opponents that they have no other choice than to engage Maduro.

THE PERILS OF POSITIVE THINKING

In his White House memoir, former National Security Advisor John Bolton recounts the discussion of the decision to impose oil sanctions on Venezuela in January of 2019. “Why don’t we go for a win here?”[3] Bolton said before a meeting of the interagency Principals Committee in the White House Situation Room. The idea behind Bolton’s argument was that oil sanctions would quickly bankrupt the Maduro regime and force the military to withdraw his support for him. 

Even the staunchest supporters of sanctions would have to admit that, judged on these terms, the sanctions were a resounding failure. Of course, some may still argue that the opposition is in a stronger bargaining position now than it would have been in the absence of sanctions, but if there is something no one with a modicum of sanity would contend is that they produced a quick win for anyone other than Maduro.

Putting aside the assessment of whether sanctions have helped or hurt the opposition, what is increasingly clear is that Juan Guaidó and his interim government are undergoing their worst political moment since they first claimed power in January of 2019. According to the most recent survey by the Datanálisis polling company, carried out between April 4 and 17, Juan Guaidó’s approval rating is now at 15.4%, down from 61.2% when it was first measured in February of 2019 (see Figure 1).

Figure 1: Approval ratings of main political leaders

Source: Datanálisis

Nor is Guaidó eclipsed by other opposition political leaders.  Henrique Capriles, broadly seen as his main opponent in the opposition as well as one of the key figures behind the CNE negotiations of the past few weeks, stands at just 11.4% approval – exactly the same level as that of Nicolás Maduro.

The most popular political leader in Venezuela is neither Nicolás Maduro nor Juan Guaidó.  Nor is it hardliner María Corina Machado, nor former presidential candidates Henrique Capriles or Henri Falcón.  The most popular political leader in Venezuela is not alive.  The most popular politician in Venezuela is the late socialist leader Hugo Chávez, whose approval rating of 62.8% dwarfs those of any of the nation’s politicians.


The most popular political leader in Venezuela is neither Nicolás Maduro nor Juan Guaidó.  The most popular politician in Venezuela is the late socialist leader Hugo Chávez.


These results suggest that the opposition may not be as electorally competitive as it believes itself to be, even in the event that free and fair elections are held.  It is probably true that if a leader emerges who is capable of unifying anti-Maduro forces and generating reasonable electoral turnout, Maduro will lose those elections.  This is what would have likely happened in a Maduro-Guaidó election held in early 2019.  But with a splintered and divided opposition and in the absence of clear leadership, electoral outcomes are likely to be much more unpredictable.  There appears to be significant space for a pro-Chávez, anti-Maduro candidate who could step in to fill the vacuum left by existing options.

Over the past four years, the opposition’s leadership has become progressively captured by right-leaning movements which thrive in an environment of polarization. Their advocacy for economic sanctions and willingness to call for international military action play well in the streets of Miami, but fall flat in the ears of the majority of Venezuelan voters, many of who still feel broadly sympathetic with Chávez’s social agenda. The more convinced these groups become that Maduro can only be driven out by force or economic pressure, the more they focus on lobbying Washington and Brussels and the less they seem to care about what Venezuelan voters on the ground say. As one prominent opposition leader now in exile once told me, “we are willing to pay the popularity cost of defending sanctions if they help drive Maduro from power.” To use a popular Venezuelan refrain, the failure of this strategy has left the Venezuelan opposition with neither the goat of political legitimacy nor the rope of popular support needed to tie it down.

THE LOSER’S CURSE

In politics, those who overestimate their strength are most likely to lose.  If you are convinced that you will defeat your adversary, you will demand that he back down without conditions and refuse to cut any type of deals. This is why rational-choice game theory is not very good at predicting bar brawls. If I know my enemy will beat the crap out of me, the only rational action is to head for the door. If we both decide to fight, one of us will ex post turn out to have been wrong. Those who systematically decide to fight tend to also be those who are excessively optimistic about their chances, and those who systematically tend to lose.

External observers to Venezuela are well advised to take opposition claims with a grain of salt. The Venezuelan opposition’s track record of overestimating its chances of success is by now nothing short of legendary. We are after all talking about the same opposition that thought it could dissolve all branches of government without alienating the military when it briefly seized power in 2002. It is also the same opposition that tried to drive the economy into the ground through an oil strike in 2003 and was then surprised that voters rejected them in the polls one year later. It is the same opposition that gifted the government control of the National Assembly by boycotting the 2005 parliamentary elections on the belief that Chávez would somehow be too embarrassed to accept it.


Venezuela is the only country for which the person recognized by much of the international community as its legitimate democratic leader was neither nationally elected nor can be voted out of office.


Almost two decades later, remarkably little has changed. At several moments during the recent standoff, the opposition leadership could have reached agreements with the Maduro regime that, in retrospect, look quite reasonable.  Some of those agreements – such as the 2018 Dominican Republic proposal for a more balanced CNE and an invitation to UN observers to oversee that year’s presidential elections – would have been clearly better than what it is now capable of getting in negotiations.

Any analysis of Venezuela’s current political standoff must start out from the admission of what is a stark if uncomfortable reality: for now, Maduro has won the standoff.  This, of course, does not guarantee that he will prevail in the end.  But it does tell us that he is clearly in a stronger position vis-à-vis the opposition and the United States than he was four years ago.  Refusing to acknowledge this reality is simply going to lead to further misdiagnoses feeding into continued strategic mistakes.

The loser’s curse in politics comes from the fact that those who are most likely to lose – those who systematically overestimate their own strength – are also those most likely to want to continue fighting even in the face of defeat.  In order for a political movement or force to have chosen a strategy of confrontation, it must have initially believed its chances of winning to be high.  Yet even as the conflict drags on and the signals become clear that it is not winning, it is precisely those leaders who pushed for confrontation who have the most to lose from admitting defeat.  In highly polarized conflict settings, political movements end up controlled by hardline groups who want to continue fighting until the end, even in the face of overwhelming evidence that they are losing.

One of the problems for them is that admitting defeat after a high-stakes battle is not easy without relinquishing leadership.  In more mature political systems, strong parties ensure that political defeats will lead to a substitution of leadership.  Yet, no such mechanism exists in the Venezuelan political system, where parties have a strong tradition of top-down, centralized hierarchies inspired by the Leninist political model.   Much less does it exist in Guaidó’s interim government, which lacks any institutional mechanisms to replace its leadership. Venezuela has the distinction of being the only country for which the person recognized by much of the Western world as its legitimate democratic leader was neither nationally elected nor can be voted out of office.

In the end, what we are seeing is not an indication that Maduro is ceding to pressure nor that he is willing to undertake any significant political reforms.  With Venezuela’s oil revenues rising and an economy that finally appears headed out of recession (Figure 2), Maduro has little reason to make any meaningful concessions at this stage. His mostly symbolic recent overtures are not very different from those that he has offered in the past.  They are not a sign of weakness.  However hard it may be to accept so, we need to come to terms with the fact that they are a sign of his strength.

Figure 2: Crude oil production

Source: OPEC

More realistically, what we are witnessing appears to be the beginning of a disorderly and potentially messy process of leadership change , in which the defeat of the interim government’s strategy has made it vulnerable enough for other groups to contend for the opposition mantle. It is hard to see any specific faction firmly prevailing in this confrontation for the time being.  Guaidó and other hardline groups will likely retain considerable support among the diaspora as well as in the more right-leaning sectors of the international community.  Capriles and the more domestically-focused factions of the mainstream opposition will face an uphill battle to mobilize voters amid widespread disenchantment and distrust of any government-appointed electoral authorities.  Their relationship with the more centrist forces that have consistently advocated for negotiations and electoral participation and opposed unpopular sanctions remains tense and adversarial. A broadly disaffected electorate creates ample space for alternative leaderships to emerge that are unaligned with either the government or opposition.


Venezuela’s opposition needs to ditch the fantasy that it runs a government and go back to thinking of itself as what it should have never stopped being: a broad and inclusive electoral majority.


The sooner the opposition comes to terms with reality, the sooner it will be able to start mapping out a strategy to effectively confront Maduro again.  The international community could best invest its efforts in promoting a reunification of the opposition forces that includes the centrist groups that are better poised to speak to moderate voters without whose support it is impossible to build a solid electoral majority. Rebuilding a democratic coalition like what existed up to 2015 will require constructing a shared understanding of the challenges ahead as well as coming to terms with the failure of the last four years’ strategy of electoral boycotts and empty saber-rattling. Venezuela’s opposition needs to ditch the fantasy that it runs a government and go back to thinking of itself as what it should have never stopped being: a broad and inclusive electoral majority that contests power from the regime in the arena in which Maduro is weakest – that of popular support.


NOTES

[1] Freddy Guevara (@FreddyGuevaraC). “Quienes tenemos serias dudas con ese “nuevo” CNE, necesitamos que nos respondan algo: Si el régimen “cedió” unos rectores del CNE… Qué recibió a cambio? Y de quién? Es justo y lógico preguntarlo.” [Those of us who have serious doubts about this “new” CNE, we need you to answer us something: If the regime “gave in” some rectors of the CNE … What did it receive in return? And from whom? It is fair and logical to ask.] May 6, 2021, 03:15pm, tweet.

[2] Concretely, the Zapatero proposal involved the appointment of two new board members to replace two outgoing pro-government members.  The new members would have been appointed by mutual agreement.  We assume that a logical default solution given that rule would be that the opposition and government would each have received one additional board member. While the government reserved veto power over the opposition appointee, the opposition had the same authority over the government appointee. ¿Qué propuestas discutieron el gobierno y la oposición en República Dominicana? – Prodavinci

[3] Bolton, J. (2020). The Room Where It Happened: A White House Memoir. The New York Times: New York.

Francisco Rodríguez propone acuerdo para nombrar directorio del BCV y movilizar financiamiento internacional

La fundación Petróleo por Venezuela, dirigida por el economista venezolano Francisco Rodríguez, publicó este lunes, 19 de abril, su más reciente trabajo: Recursos para enfrentar la crisis humanitaria de Venezuela, donde desarrolla una propuesta que le permitiría al país acceder a algunos de sus fondos en el exterior actualmente bloqueados por disputas legales y obtener financiamiento multilateral -como es el caso del Fondo Monetario Internacional- para paliar los efectos de la crisis y la pandemia del COVID-19, teniendo como base un acuerdo político.

Una de las bases del trabajo de Petróleo por Venezuela es el nombramiento conjunto, por parte de las administraciones de Juan Guaidó y Nicolás Maduro, de un directorio único del Banco Central de Venezuela para garantizar el acceso a los fondos.

“Un directorio único del Banco Central garantizaría la disponibilidad casi inmediata de los depósitos de oro de la República en el Banco de Inglaterra y sería un importante primer paso para lograr llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Es también importante porque devolvería el carácter estrictamente técnico a la institución y permitiría darle independencia en materias como política monetaria, que es necesaria para sacar al país de una recesión que ya tiene más de cinco años”, resaltó Rodríguez.

El documento explora, además, alternativas constitucionales para el nombramiento de este Banco Central único, y soluciones complementarias que permitirían al país acceder a los instrumentos de financiamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“La propuesta planteada en este documento forma parte de un enfoque más amplio, que subraya la necesidad de acuerdos entre las partes del conflicto político venezolano que faciliten la reinserción del país en la economía global para atender sus graves problemas económicos y humanitarios”, declaró Rodríguez.

UN PROGRAMA PARA TODOS

El equipo de Petróleo por Venezuela enfoca el diseño de su propuesta en dos fuentes de financiamiento: los Derechos Especiales de Giro (DEG) y el Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR) y l del FMI y los depósitos de oro de Venezuela en el Banco de Inglaterra. “Creemos que Venezuela podría satisfacer los requisitos del FMI para una solicitud de IFR en el contexto de un acuerdo político”, reza el documento.

El programa cubriría cuatro puntos: (i) un subsidio a cada familia, para que los responsables del hogar puedan quedarse en casa durante los períodos de cuarentena; (ii) fondos para cubrir los gastos del sector salud relacionados con la crisis del COVID-19, incluyendo un Plan Nacional de Vacunación; (iii) financiamiento del presupuesto general para cubrir el 25% de las pérdidas por la caída de los ingresos petroleros con respecto al año pasado; y (iv) transferencias para migrantes venezolanos en condiciones de vulnerabilidad. El costo total del programa sería de $8.500 millones en dos años y se financiaría con los DEG del país en el FMI (actualmente de $ 5.500 millones, pero sujetos a una ampliación), los $ 7.700 millones de un posible financiamiento por la vía del IFR, y el oro depositado en el Banco de Inglaterra ($ 2.000 millones).

“Nuestra propuesta es, además, suficientemente flexible para que una mesa técnica de expertos evalúe las mejores opciones en el caso de la vacunación y así se garantice que los venezolanos tendrán acceso a inmunizaciones científicamente confiables contra el COVID-19”, subrayó Rodríguez.

EL ACUERDO ES NECESARIO

Para acceder a los fondos de financiamiento, es imperativo que las partes del conflicto político venezolano firmen un acuerdo que permita, efectivamente, hacer uso de los recursos para beneficio de la población venezolana.

“Nuestras propuestas se basan en la recomendación de un acuerdo entre las partes del conflicto político que vive el país, para unificar instituciones que juegan un papel fundamental en la gestión de los activos de la República en el exterior. Estas instituciones pueden crearse a partir de organismos existentes, como parte de un acuerdo que ayude a resolver la disputa sobre la legitimidad de las instituciones políticas de Venezuela o, alternativamente, como parte de acuerdos parciales dirigidos a abordar las consecuencias de la crisis económica y humanitaria del país, incluso a falta de una resolución definitiva a su crisis política”, reza el documento.

El documento también explica que el acuerdo político es necesario incluso para el depósito y uso de los fondos, pues existen cuentas en el exterior que están en manos de la administración Guaidó, pero en definitiva se necesita del gobierno de Nicolás Maduro para la distribución de bienes que puedan ser comprados a través del programa, por ejemplo, en el sector público de salud.

SUPERVISIÓN INTERNACIONAL

El programa propuesto estaría regido por una Junta Administradora integrada por expertos reconocidos en las áreas de asistencia humanitaria y de salud, nombrados de mutuo acuerdo entre las partes del conflicto político y con la participación de la comunidad internacional. La Junta tendría como funciones procurar todos los bienes y servicios a ser adquiridos con los fondos del préstamo y otros ingresos del programa, así como la distribución de esos bienes y servicios en Venezuela.

La Junta Administradora estaría también sujeta a supervisión legislativa. Parte del acuerdo entre las partes daría a la Asamblea Nacional electa en 2015 y a la Asamblea Nacional electa en 2020 poderes independientes para aprobar los presupuestos presentados, y sus respectivos comités de contraloría tendrían autoridad para investigar sus actividades.
Además, un organismo internacional independiente estaría a cargo de supervisar el cumplimiento del programa y si se está ejecutando de una manera coherente con los objetivos del acuerdo político que lo originó.

“Este acuerdo debe tener como objetivo principal emprender acciones concretas para atender la emergencia humanitaria del país. Recomendamos que la negociación de este acuerdo se separe de las negociaciones sobre la crisis de legitimidad política que vive el país. Este tipo de negociaciones puede, además, convertirse en pilar hacia una transformación gradual de los incentivos políticos y así abrir caminos para encontrar las soluciones necesarias para salir del catastrófico estancamiento que vive Venezuela”, finalizó Francisco Rodríguez.

Sanciones y producción petrolera: evidencia de la Faja Petrolífera del Orinoco

En esta investigación usamos una nueva base de datos de producción mensual en 33 bloques de la Faja Petrolífera del Orinoco para estimar el efecto de las sanciones financieras y petroleras sobre la industria petrolera venezolana. Hallamos efectos económica y estadísticamente significativos que indican que en ausencia de sanciones, la producción de la Faja sería entre tres y cinco veces su nivel actual.

Resumen no técnico

Esta investigación utiliza evidencia nueva de una de las regiones de mayor producción de petróleo en Venezuela para medir el efecto de las sanciones financieras y petroleras sobre la industria petrolera del país. El colapso de la producción petrolera en los últimos 5 años, que previamente generaba más de 90% de los ingresos por exportaciones del país, juega un rol central en la crisis económica del país. Menores ingresos de exportación petrolera han llevado a mayor escasez de divisas, obligando a que el gobierno recorte fuertemente las importaciones y causando una de las contracciones económicas más grandes de la historia contemporánea.


Empezando en 2017, los Estados Unidos impusieron restricciones cada vez más fuertes sobre transacciones financieras y comerciales relacionadas con el gobierno venezolano. El rol de esas sanciones en el colapso petrolero y económico es un tema controversial. Usando diversos métodos cuantitativos, varias publicaciones científicas han identificado efectos significativos desde el punto de vista estadístico y económico de rondas sucesivas de sanciones. Otros expertos han advertido que hay múltiples explicaciones alternativas, incluyendo falta de inversión previa y mal manejo de la empresa petrolera bajo propiedad del estado, que pudiesen igualmente explicar el colapso.


A esta fecha, todos los estudios cuantitativos del efecto económico de las sanciones sobre la industria petrolera venezolana se han enfocado en el análisis de producción petrolera nacional agregada. Mientras que la data nacional muestra una aceleración de la tasa de decrecimiento de la producción petrolera después de cada ronda de sanciones, esta evidencia es a lo sumo sugestiva, dados los múltiples otros potenciales determinantes del desempeño de la industria. Un problema clave de la discusión es cuánto del efecto puede ser atribuido a las sanciones financieras de 2017, que han evitado que la empresa petrolera estatal pida prestado o refinancie su deuda, y cuánto a las sanciones petroleras de 2019, que le impidieron acceder a mercados de exportación específicos.


La contribución de esta investigación es abordar estas cuestiones usando un set de datos microeconómicos que contiene información de producción petrolera mensual de empresas específicas de una región de la industria petrolera venezolana desde 2008. Esta data detallada nos permite controlar por otros potenciales factores que pudiesen también afectar la producción a nivel nacional. En concreto, nos permite separar el efecto de cualquier otra variable que afecte al sector petrolero completo en un determinado momento del tiempo, así como aquellos que afectan solo a empresas específicas. Hacer esto nos permite estimar de forma más precisa cómo distintas empresas varían en su reacción a las sanciones económicas.
Nuestro enfoque estadístico está basado en la observación de que hay diferencias significativas en el grado en el cual las empresas del sector petrolero del país fueron expuestas a mercados financieros internacionales previo a las sanciones. Una parte importante de la inversión en la Faja Petrolifera del Orinoco (el área en que nuestro estudio se enfoca) se llevó a cabo a través de arreglos de empresas mixtas en los que empresas del sector privado se asocian con PDVSA. Previo a las sanciones, algunas de estas empresas mixtas habían entrado en acuerdos especiales de financiamiento que les permitían pedir prestado de sus socios en el exterior para financiar proyectos de inversión existentes. Nuestra hipótesis es que en respuesta a las sanciones, el comportamiento de estas empresas con acceso a financiamiento internacional fue diferente de las del resto del sector, que no tenía ese acceso.


Si las sanciones financieras de 2017 impactaron la producción petrolera, deberíamos esperar que las empresas más afectadas fuesen las que tenían acceso a los mercados financieros previo a las sanciones. Para esas empresas, las sanciones implicaron perder ese acceso. En contraste, no hay razón para que las empresas que no tenían acceso a los mercados financieros previo a las sanciones se viesen afectadas por las sanciones. En consecuencia, esperamos ver una caída más rápida en la producción, relativa a su desempeño previo, en empresas con acceso previo a mercados financieros respecto al resto de la muestra.


De hecho, encontramos tal efecto. El efecto es cuantitativamente y estadísticamente significativo y robusto para especificaciones alternativas. Empresas que entraron en acuerdos especiales de financiamiento previo a las sanciones sufrieron una caída mucho más rápida en el crecimiento durante el período post-sanciones comparadas con las que no tenían tal acceso. Acorde con nuestras estimaciones base, las sanciones explican entre 45 y 54% de la caída observada en la producción de empresas con acceso a mercados financieros. De forma algo contra intuitiva, encontramos que las empresas con socios basados en Estados Unidos se vieron más protegias que aquellas que tenían socios en otros países. Una explicación a esto es la disposición de las autoridades de Estados Unidos de otorgar licencias especificas eximiendo de las sanciones a empresas basadas en Estados Unidos.

Dado que las empresas con acceso a mercados financieros generaban aproximadamente 50% de la producción en la Faja previo a las sanciones, el efecto que identificamos explica aproximadamente a un cuarto de la caída de la producción en la región. Esta estimación debe interpretarse como un límite inferior del efecto de las sanciones, dado que solo captura el efecto que funciona a través de un canal especifico (el de acceso a mercados de crédito a través de acuerdos especiales de financiamiento).


En una visión diferente pero complementaria de nuestras estimaciones, las sanciones evitaron que la industria petrolera tuviese acceso a una forma específica de acuerdos de financiamiento (prestamos de socios de empresas mixtas con pagos asegurados a través del control de flujos de exportación) que probaron ser exitosos entre 2013 y 2017 y que el gobierno probablemente hubiese optado por continuar extendiendo al resto del sector. En ese escenario alternativo, estimamos que el efecto de las sanciones corresponde aproximadamente a tres quintos de la caída observada en la región.
No hacemos ningún esfuerzo por extrapolar nuestras estimaciones fuera de la Faja del Orinoco. Sin embargo, nuestras estimaciones indican que la producción en la región hubiese sido entre 3 y 5 veces mayor a su actual nivel en la ausencia de sanciones. Solo considerando la producción adicional de la Faja, nuestros estimados indican que los ingresos por exportación de Venezuela en la ausencia de sanciones pudieron haber sido entre 2 y 3 veces mayores de lo que fueron en 2020.

Para leer el documento completo, pulse en la imagen.

Sanctions and Oil Production: Evidence from Venezuela’s Orinoco Basin

We use the differential access to credit of oil firms in Venezuela’s Orinoco Basin to identify the economic effects of financial and oil sanctions on firm output.  Using a panel of monthly firm-level oil production from 2008-2020, we provide estimates showing that financial and oil sanctions led to large losses in oil production among firms which had access to international credit prior to sanctions.  The estimated effects explain around half of the output drop experienced in those firms since the adoption of sanctions, and argue that in the absence of sanctions, production in the Basin would be between three to five times its current level.

Non-Technical Summary

This paper uses new evidence from one of Venezuela’s largest oil-producing regions to assess the effect of financial and oil sanctions on the nation’s oil industry.  The collapse over the past five years of oil output, which previously generated more than nine-tenths of the country’s export earnings, plays a central role in the country’s broader economic crisis.  Lower export revenues from oil have led to a dearth of foreign exchange, causing the government to sharply cut back imports and triggering one of the largest economic contractions in contemporary world history.

Starting in 2017, the United States imposed increasingly tight restrictions on financial and trade-related transactions involving the government of Venezuela.  The role of these sanctions in the country’s oil and economic collapse is a controversial issue.  Using diverse quantitative methods, several research papers have identified large and significant effects of successive waves of sanctions.  Other scholars have warned that there are multiple competing explanations, including prior lack of investment and mismanagement of the state-owned oil company, which could equally well explain the collapse.

To this date, all quantitative studies of the economic effect of sanctions on the Venezuelan oil industry have focused on the analysis of aggregate national oil production data.  While the national data does show an acceleration of the rate of decline of oil production after each round of sanctions, this evidence is at best suggestive, given the multiple other potential determinants of industry performance.  A key issue of discussion is how much of the effect can be attributed to the 2017 financial sanctions, which barred the state-owned oil company from borrowing or refinancing its debt, and how much to the 2019 oil sanctions, which impeded it from accessing specific export markets.

This paper’s contribution is to address these questions using a microeconomic data set which contains information on monthly oil production of specific firms in a region of Venezuela’s oil industry since 2008.  This detailed data allows us to control for other potential factors that could also affect production at the national level. Concretely, it allows us to separate out the effect of any other variables that affect the whole oil sector at a given moment of time, as well as those that affect only specific firms.  Doing so allows us to more precisely estimate how different firms vary in their reaction to economic sanctions.

Our statistical approach is based on the observation that there are significant differences in the degree to which firms in the country’s oil sector were exposed to international financial markets prior to sanctions.  A large part of investment in the country’s Orinoco Basin – the area in which our study focuses – is carried out by joint venture arrangements in which private sector companies partner with PDVSA.  Prior to sanctions, some of these joint ventures had entered special financing deals which allowed them to borrow from their foreign partners to fund ongoing investment projects.  Our hypothesis is that in response to sanctions, the behavior of these firms with access to international finance was different from that of the rest of the sector, which lacked that access.

If the 2017 financial sanctions impacted oil production, we would expect the most-affected firms to be those that had access to financial markets prior to sanctions.  For those firms, sanctions meant losing that access.  In contrast, there is no reason for firms that lacked financial market access prior to sanctions to have been affected by sanctions.  Therefore, we expect to see a faster drop in output, relative to their prior performance, in firms with prior financial market access than in the rest of the sample.

Indeed, we find such an effect. The effect is quantitatively and statistically significant and robust to alternative specifications. Firms that had entered special financing deals prior to sanctions suffered a much more rapid drop in growth in the post-sanctions period than those that had no such access.  In our baseline estimates, sanctions explain between 45 and 54% of the observed drop in production in firms with financial market access.  Somewhat counterintuitively, we find that firms with U.S.-based partners were more protected than firms where the partners came from other countries.  One explanation of this may be the willingness of U.S. authorities to grant specific licenses exempting U.S.-based firms from sanctions.

Given that firms with financial market access accounted for around half of production in the Orinoco Basin prior to sanctions, the effect that we identify can account for around one-fourth of the observed drop in output in the region.  This should be interpreted as a lower bound estimate of the effect of sanctions, as it captures the effect that works through one specific channel – that of access to credit markets via special financing vehicle arrangements. 

In a different yet complementary interpretation of our estimates, sanctions barred the oil industry from a specific form of financing arrangements – namely loans from joint-venture partners with payment secured through control of export flows – that had proven successful between 2013 and 2017 and which the government would likely have chosen to continue extending to the rest of the sector.  In that alternative scenario, we estimate that sanctions can account for around three-fifths of the decline observed in the region.  We make no attempt to extrapolate our estimates outside of the Orinoco Basin.  However, our estimates indicate that Orinoco Basin production would be between three to  five times as high as its current level in the absence of sanctions.  Only considering the additional Orinoco Basin production, our estimates indicate that Venezuela’s export revenues in the absence of sanctions would have been two to three times as high as they were in 2020.

To read the full paper, click on the image below.

Imaginar la transición

Una transición negociada requiere encontrar puntos en común entre aquellos que ven sus diferencias como irreconciliables. A menos que las partes del conflicto en Venezuela aprendan a cooperar para abordar los problemas más urgentes del país, es poco probable que las negociaciones se traduzcan en resultados.

Más de dos años después de la decisión de Juan Guaidó de asumir los poderes de la presidencia con el respaldo de Estados Unidos, Europa y América Latina, la oposición venezolana se encuentra en completo desorden, sin una estrategia clara. Maduro ha consolidado su control sobre las fuerzas armadas y las instituciones clave del Estado, y ha demostrado ser capaz de resistir duras sanciones económicas. Las más recientes encuestas de opinión sitúan los índices de aprobación de los principales líderes de la oposición, incluido Guaidó, en dos dígitos bajos y en niveles que no se distinguen estadísticamente de los de Maduro [1]. Los mercados de predicción ahora solo asignan un 1 por ciento de probabilidad a que Nicolás Maduro sea el próximo líder latinoamericano en dejar el cargo. En contraste, en febrero de 2019, fijaban una probabilidad del 64% de que dejara el cargo ese año. [2]

La creciente conciencia de que la crisis de Venezuela ha llegado a un callejón sin salida ha llevado a un resurgimiento de los esfuerzos para repensar la estrategia de los actores clave. Las contribuciones recientes de especialistas han variado desde llamados a redoblar la estrategia de “máxima presión” de la administración Trump; [3] más multilateralismo y contacto directo tanto con el régimen de Maduro como con grupos más amplios de actores de la oposición [4]; y propuestas de acuerdos para compartir el poder, con reformas graduales. [5] La propia oposición parece no estar clara sobre cuáles deberían ser sus próximos pasos, con un creciente llamado desde sus propias filas a regresar a una estrategia de participación electoral en las elecciones de gobernadores y alcaldes de este año. [6]

Mientras tanto, los gobiernos que apoyaron la presidencia de Guaidó parecen converger cada vez más en la idea de que una solución negociada es la única salida a la crisis de Venezuela. Ese énfasis es comprensible y esperado. La administración Biden, a todos los efectos, ha dejado de lado las ideas de “todas las opciones sobre la mesa” y “máxima presión”, que habían caracterizado el enfoque de Trump sobre Venezuela. Al hacerlo, también ha enviado un mensaje claro de que le corresponde a la oposición generar la dinámica que pueda conducir a una transición en el país. La oposición puede tener la simpatía y el apoyo de la comunidad internacional, pero no debe contar con actores externos para desalojar a Maduro del poder.


La propia oposición parece poco clara sobre cuáles deberían ser sus próximos pasos, con más actores pidiendo un retorno a la participación electoral.


Lamentablemente, gran parte de la estrategia de la oposición durante los últimos cuatro años se basó en la tesis de que la comunidad internacional finalmente podría detener a Maduro. Respaldados por el apoyo aparentemente inquebrantable de la superpotencia más grande del mundo y sus aliados, parecía ser solo una cuestión de tiempo hasta que el régimen saliera del poder. Es por eso que la oposición no pensó en cómo convivir con Maduro. Estaba convencida de que no sería necesario.

Para muchos partidarios de la oposición que pasaron la mayor parte de los últimos dos años esperando que Trump sacara a Maduro del poder, estos son pensamientos incómodos y algo deprimentes. Visto desde su punto de vista, el conflicto venezolano debe parecerse a una versión distópica del drama de Al Pacino de 1975 sobre el robo de un banco, Tarde de perros. En la versión original de la película, se engaña al secuestrador haciéndole creer que se le permitirá escapar al aeropuerto, pero es arrestado después de que la policía le dispara a su compañero. La forma en que la oposición venezolana lo está viviendo, es como si la policía hubiera decidido abandonar el lugar en medio del asedio, dejando una nota a los rehenes diciéndoles que les toca a ellos llegar a un acuerdo con sus secuestradores.

SANCIONES (Y TELÉFONOS) INTELIGENTES

Un artículo de opinión publicado la semana pasada por el economista y exfuncionario de la administración Guaidó, Ricardo Hausmann, y José Ramón Morales, un estudiante de posgrado venezolano en la Escuela Kennedy de Harvard, ilustra bien estas frustraciones. Hausmann y Morales argumentan que las sanciones y el reconocimiento del gobierno interino son lo que le ha dado a la oposición su poder de negociación y que, en todo caso, deben ser recalibrados para hacer la vida del régimen aún más difícil. (Por primera vez, sin embargo, admiten que las sanciones han perjudicado a algunos venezolanos de a pie). En términos de recomendaciones políticas concretas, sugieren una repetición de la consulta popular virtual realizada por la oposición el año pasado, ahora para elegir un nuevo presidente interino, y una expansión del programa de Guaidó de transferencias de efectivo a los trabajadores de la salud, los cuales requieren el uso de un teléfono inteligente o una plataforma con acceso a Internet.

Se acabaron las referencias a la intervención militar, que estaba en el centro de las propuestas de Hausmann sobre Venezuela hace tres años [7]. Fueron reemplazadas por propuestas para escalar iniciativas digitales de alcance inherentemente limitado en el territorio venezolano, que parece poco probable que afecten significativamente el equilibrio político del país. [8] Aplicado a un país en el que la penetración de la telefonía celular ha disminuido enormemente en los últimos años y ahora es menos de la mitad de la población, los mecanismos de voto electrónico y transferencia directa de efectivo que requieren el uso de teléfonos inteligentes llegarían solo a una minoría y se arriesgarían a contribuir aún más a la marginación política de la oposición [9].


La oposición de Venezuela pensó poco en cómo coexistir con Maduro porque estaba convencida de que no sería necesario.


Quizás aún más sorprendente en el artículo de Hausmann y Morales es la falta de consideración dada a cualquier solución que contemple la cooperación entre la oposición venezolana y el régimen de Maduro. Es reveladora la omisión de la Mesa Nacional de Vacunación formada bajo el patrocinio de la Organización Panamericana de la Salud, para tratar de forjar una solución cooperativa que permita el ingreso de Venezuela al programa COVAX y así acceder a las vacunas contra el COVID-19. Esto sugiere que los autores ven la cooperación con el régimen de Maduro -incluso las formas limitadas de cooperación que actualmente han sido adoptadas por la administración Guaidó- como esencialmente imposible.

Esta línea de pensamiento sugiere que la intelectualidad de la oposición continúa enfocándose en una visión del conflicto venezolano como intrínsecamente confrontacional. Esto no es sorprendente, pero es problemático. Sugiere que podemos esperar que la oposición continúe poniendo todos sus esfuerzos en tratar de ganar una batalla total con el chavismo. El problema es que esta es una batalla que claramente está perdiendo y en la que parece poco probable que la marea cambie en el corto plazo.

PENSANDO EN EL CONFLICTO

El poder político es un bien excluible: cuanto más se tiene, menos tienen los demás. También lo son la mayoría de los bienes que consumimos. Sin embargo, a diferencia de las manzanas o las arepas, la distribución del poder es inherentemente relacional. Yo puedo comerme mi arepa de forma aislada, pero el poder es inútil sin nadie sobre quien ejercerlo. Por tanto, el poder no se distribuye a través de los mercados; se disputa en la esfera pública.

En ocasiones, hay un proceso institucional ordenado para determinar la asignación del poder. Ese es el caso de países que tienen elecciones y aquellos con sistemas autoritarios con mecanismos institucionales bien establecidos que determinan la asignación y transferencia del poder (por ejemplo, el partido comunista chino). En otros casos, las partes que compiten por el poder entran en un conflicto armado explícito, ya sea a través de guerras, insurrecciones militares o revoluciones.

El pensamiento contractualista, que se remonta al menos a la Ilustración, ha enfatizado los incentivos para la cooperación como fuente de las instituciones democráticas modernas. En esta visión, la democracia es mucho más que elecciones. Es un conjunto de instituciones que determinan la distribución del poder político a través de una combinación de sufragio y un marco institucional básico que limita el poder de los funcionarios electos. Los teóricos políticos generalmente no consideran a los regímenes políticos en los que no existe una separación efectiva de poderes como democracias.

En términos generales, mientras más sean los riesgos del poder (los beneficios de estar en el poder en relación con los costos de estar fuera del poder), es más probable que veamos un conflicto en lugar de una resolución pacífica. Hay pocos o ningún incentivo para que los perdedores de la contienda política reconozcan la derrota en los sistemas políticos en los que el ganador se lo lleva todo.


En los juegos políticos de suma cero, no hay nada que ganar con la negociación.


Por lo tanto, no es sorprendente ver que el conflicto político es un elemento tan omnipresente en la vida política venezolana desde 1999, el año en que Chávez ganó el referendo para modificar la Constitución. La Constitución de 1999 aumentó significativamente los poderes del ejecutivo, incluso otorgándole la facultad de iniciar la disolución de otros poderes del gobierno. [10] Más que una democracia, Venezuela bajo la Constitución de 1999 parece una autocracia electoral.

Un indicador de cuán inestable es el diseño institucional de Venezuela se puede encontrar en la frecuencia con la que los perdedores de las elecciones venezolanas no reconocen los resultados. La oposición de Venezuela cantó fraude con poca o ninguna evidencia en 2004, 2013 y 2017, y boicoteó las elecciones, alegando que estaban irremediablemente viciadas, en 2005, 2018 y 2020. El gobierno ha hecho esencialmente ha hecho lo mismo, incluso si aparenta reconocer formalmente los resultados. Cuando perdió el referendo revocatorio en 2007, simplemente llamó a uno nuevo para aprobar la disposición constitucional que más le interesaba y utilizó el proceso legislativo para impulsar muchas de las reformas que habían sido rechazadas por los votantes. Cuando perdió las elecciones parlamentarias en 2015, utilizó su control sobre la Corte Suprema para despojar a la Asamblea Nacional de sus facultades. Y cuando quedó claro que la oposición estaba a punto de recolectar suficientes firmas para invocar un referéndum revocatorio en 2004 y 2016, acusó a la oposición de falsificación de firmas y utilizó su control sobre las autoridades electorales y los tribunales para crear obstáculos importantes a la realización de la revocatoria. [11] Los perdedores venezolanos, al menos en política, son siempre malos perdedores.

En este contexto, es difícil imaginar cómo la celebración de nuevas elecciones presidenciales y parlamentarias sería, por sí sola, una solución a los problemas de gobernabilidad del país. No es que sea difícil visualizar tales elecciones, que eventualmente se llevarán a cabo. Incluso es concebible que las partes puedan llegar a un acuerdo para someterse a observación internacional y elijan nuevas autoridades electorales más creíbles. Lo que es mucho más difícil de imaginar es que el perdedor de esa elección, sea quien sea, acepte la derrota.

CONSIDERANDO LA CONVIVENCIA

Hasta ahora, la oposición ha tratado de ganar el conflicto político mediante el uso de todos los medios a su alcance: la movilización popular, el reconocimiento internacional y la voluntad de otros países de imponer sanciones personales y económicas al régimen de Maduro. Por supuesto, no hay nada de malo en este enfoque si se cree que puede ganar. El problema es que, en esta contienda de fuerzas, cada vez parece más claro que es Maduro quien está ganando.

La alternativa al enfrentamiento es la negociación. Sin embargo, para muchos en el lado de la oposición, el diálogo y las negociaciones son simplemente sinónimo de estabilización de Maduro en el poder. Esto es comprensible. Venezuela ha sufrido una historia de negociaciones fallidas en los últimos cinco años; si lo miramos más ampliamente, el historial se remonta hasta 2002. En las pocas excepciones en las que se han alcanzado algunos acuerdos, como las conversaciones mediadas por el Vaticano de diciembre de 2016 o el acuerdo COVID AN-Ministerio de Salud de junio de 2020, estos se han derrumbado rápidamente bajo recriminaciones de parte y parte. ¿Por qué debería ser diferente ahora?

El fracaso de las negociaciones en Venezuela no debería sorprender a nadie. La teoría de la negociación se basa en la idea de encontrar espacios de cooperación mutuamente ventajosos. En los juegos políticos de suma cero, como aquellos en los que las partes luchan por la distribución del poder o el control, y donde los costos de lucha son bajos, hay poco que ganar con la negociación. Ambas partes insistirán en una solución negociada en la que estén al menos tan bien como en el status quo, pero por definición de un juego de suma cero, la única solución de este tipo es el propio status quo. [12] En los raros casos en los que las partes llegan a un acuerdo, puede deberse a que tienen información imprecisa sobre los resultados reales del acuerdo; una vez que se revelan estos resultados, la parte que salió perjudicada tratará rápidamente de volver al status quo, incumpliendo cualquier condición.

Las negociaciones políticas solo pueden producir cambios estables desde el principio si la negociación se lleva a cabo sobre una estructura de pagos de suma positiva, y existe además una manera de hacer que los acuerdos sean ejecutables. Los acuerdos pueden ser ejecutables solo si a las partes les conviene seguir cumpliéndolos a lo largo del tiempo, o si existe una tecnología que se puede utilizar para hacer cumplir el compromiso (es decir, para castigar o prohibir la falta de cumplimiento).

Para que una negociación política produzca un resultado estable que conduzca a una transición política en Venezuela, esa transición debe producir mejoras, o al menos evitar deterioros, en relación con el status quo de ambas partes. Esa es una tarea difícil: requiere que el chavismo esté al menos tan bien fuera del poder como en el poder. En su artículo, Hausmann y Morales ofrecen este hecho como una justificación para una estrategia de endurecimiento de las sanciones, con el objetivo de “hacer la vida lo más difícil posible para la élite” y así reducir sus beneficios bajo el status quo. Sin embargo, ignoran el efecto de las sanciones y la criminalización del régimen bajo la alternativa al status quo, la entrega del poder. Cuanto más espere el régimen ser perseguido apenas salga del poder, menos dispuesto estará a entrar en una negociación que arriesgue su control. En este sentido, las sanciones parecen haber hecho que la transición sea menos, no más, probable.


Cuanto más espere el régimen la persecución una vez fuera del poder, menos dispuesto estará a arriesgar su control del poder a través de una negociación.


Una implicación necesaria, aunque incómoda, de esta línea de razonamiento, es que no habrá una solución negociada en Venezuela a menos que los principales líderes del régimen crean que pueden estar razonablemente a salvo de ir a la cárcel una vez abandonen el poder. Tales garantías no pueden darse de manera creíble en el marco del derecho internacional, donde los estados tienen una capacidad limitada o nula para restringir las acciones futuras de sus poderes judiciales. La dura verdad es que la única forma en que se pueden dar es permitiendo que el chavismo retenga suficiente influencia y poder durante la transición para que se sientan razonablemente protegidos de ser procesados ​​dentro del país.

Hacerlo probablemente requeriría una reforma constitucional que restringa significativamente los poderes de la presidencia, incluida la capacidad de convocar asambleas constituyentes todopoderosas. También es probable que implique garantías constitucionales explícitas de que la actual corte suprema y el fiscal general, o las nuevas personas designadas por el chavismo para esos cargos, permanecerían en su lugar durante la duración de sus mandatos, lo que limitaría significativamente cualquier intento de enjuiciar a los funcionarios salientes en los tribunales venezolanos.

Un posible modelo de transición sería el de Nicaragua en 1990, en el que la candidata de la oposición se comprometió a respetar las instituciones establecidas por la Constitución de 1987, incluido el control sandinista del ejército y el poder judicial [13]. Violeta Chamorro ganó el control del Poder Ejecutivo, pero no logró el control del poder de todo el Estado. Si hubiera estado en juego un poder tan absoluto, probablemente nunca se le habría permitido ganar. Las garantías implícitas en este acuerdo permitieron a los sandinistas mantenerse políticamente activos y, de hecho, volver al poder 16 años después. Dichos riesgos son inherentes a cualquier acuerdo de reparto del poder o, más específicamente, a cualquier acuerdo en el que una de las partes no elimine a la otra.

OPCIONES TRÁGICAS

Para muchos, la sola idea de que Maduro y su camarilla no responderán por sus crímenes en una transición es inaceptable. Hay buenas razones para pensar así. La inviolabilidad de los derechos humanos y la condena de los regímenes que sistemáticamente permiten su violación, mucho más si se puede decir que han incurrido en crímenes de lesa humanidad, es una piedra angular de la forma en que hoy pensamos sobre la justicia básica.

De hecho, hay un argumento instrumental muy fuerte por el cual no se debe permitir que Maduro y los niveles más altos del régimen se escapen sin enfrentar la justicia. Incluso si permitirles hacerlo facilitara una transición venezolana, simplemente invitaría a otros autócratas a cometer las mismas atrocidades para mantenerse en el poder. Para que las penas contra los crímenes atroces cometidos por los estados tengan un efecto real, deben aplicarse de manera consistente, y eso implica no abrir la puerta a sacrificarlas por razones de conveniencia política.

Este argumento puede ser correcto, pero es poco consuelo para los venezolanos. En él, el sufrimiento de los venezolanos bajo Maduro es el costo que se debe pagar para dar un ejemplo que disuadirá a otros líderes de tomar la ruta de la autocracia. Esto puede beneficiar a las personas de otros países que, como resultado, podrán evitar un deslizamiento hacia la autocracia, pero no a los millones de venezolanos que tienen que vivir bajo el régimen de Maduro.

La realidad es que las transiciones políticas a veces requieren tomar decisiones desagradables. En última instancia, la oposición venezolana debe decidir si quiere seguir aferrándose a la idea de una transición perfecta que nunca ocurra o si, en cambio, decide optar por un proceso de cambio defectuoso, pero real.

El enviado especial de Trump para Venezuela, Elliot Abrams, destacó algunos de estos temas en un lúcido artículo de 2017 que reflexiona sobre la muerte del hombre fuerte panameño Manuel Noriega. Vale la pena citarlo extensamente:

“Pudimos ofrecerle a Noriega el trato que no aceptó: te vas y anulamos la acusación, y puedes ir a buscar refugio en algún lugar y disfrutar de tu dinero, tal como lo habíamos hecho en Haití. Allí, en 1985, logramos sacar a Jean-Claude “Baby Doc” Duvalier.

Reagan también consiguió que Ferdinand Marcos dejara el poder en Filipinas y se exiliara en 1986.

En todos estos casos, las negociaciones probablemente hubieran sido imposibles si hubiera existido una Corte Penal Internacional (CPI). Si hubiera existido, estos dictadores se habrían aferrado con fuerza, como lo hizo Noriega. El resultado habría sido más represión y violencia.

La CPI está destinada a hacer justicia, pero uno debe ser consciente del posible costo: persuade a los tiranos de que dejar el poder significa cadena perpetua o muerte, y eso hace que sea mucho más difícil sacarlos del poder”[14].

La oposición venezolana y la comunidad internacional podrían estarse enfrentando exactamente a esa elección. Existe una posibilidad real de que las restricciones aludidas por Abrams también estén vigentes en Venezuela y que Maduro finalmente enfrente una acusación de la CPI. [15] Incluso si no lo hace, parece poco probable que Estados Unidos u otros países puedan comprometerse de manera creíble a no procesarlo por los múltiples delitos de los que ha sido acusado.

LO PEQUEÑO ES POSIBLE

Incluso si la oposición está dispuesta a aceptar el costo de la convivencia con un régimen que muchos de sus seguidores consideran intrínsecamente criminal, un gran acuerdo sería extremadamente difícil de implementar. Hacerlo requeriría de un apoyo internacional considerable, voluntad política y mucha suerte. Desde el principio, estaría plagado de problemas de implementación. La oposición tendría que contraer compromisos que tal vez no tenga ningún incentivo para cumplir. Asumir que sus opciones futuras podrían verse suficientemente limitadas por reformas legales y constitucionales tal vez sea depositar demasiada confianza en el poder de las limitaciones formales.

Existe una alternativa menos grandiosa pero quizás mucho más realista. Las negociaciones sectoriales, aquellas que tienen como objetivo cooperar para resolver problemas específicos de los venezolanos, pueden ofrecer espacios tangibles para la cooperación y las interacciones de suma positiva. Por negociaciones sectoriales nos referimos a aquellas negociaciones que tienen un impacto directo para los venezolanos más allá del uso instrumental para resolver otros problemas. Distinguimos los acuerdos sectoriales de los acuerdos parciales, que son aquellos en los que el ámbito de la negociación tiene solo un valor instrumental para abordar un problema más complejo. El nombramiento de las autoridades electorales sería un ejemplo de un acuerdo parcial: no tiene ningún valor directo significativo para los miembros de la sociedad, excepto por su contribución a un proceso que sí tiene valor: la capacidad de ejercer la libertad política para elegir a los funcionarios del gobierno. Un acuerdo de vacunación humanitaria, en cambio, es un acuerdo sectorial en el sentido de que resuelve un problema específico y tiene valor para los venezolanos, incluso si no se abordan otros temas.

El hecho de que los acuerdos sectoriales tengan valor para las personas en sí mismos, implica que existen beneficios potenciales de la cooperación entre las partes en conflicto. Por ejemplo, los líderes políticos de ambas facciones que participen en un acuerdo para vacunar al país contra el COVID y sean percibidos por los votantes como contribuyentes a resolver ese problema acumularán un importante capital político que les permitirá aspirar a roles importantes en el futuro bajo diversos escenarios políticos. Es más fácil encontrar ganancias inmediatas de la cooperación en acuerdos sectoriales que en acuerdos políticos parciales o globales, entre otras razones porque requieren que los actores corran riesgos mucho menores y les permiten construir credibilidad a lo largo del tiempo en el contexto de interacciones repetidas.


La oposición debe decidir entre una transición perfecta que quizás nunca ocurra o un proceso de cambio real pero defectuoso.


Para que las partes encuentren que tiene sentido celebrar estos acuerdos sectoriales, deben estar convencidas de que no podrán abordar los problemas por sí mismas. En otras palabras, debe haber ganancias genuinas de la cooperación. Maduro no tiene ninguna razón para buscar la ayuda de Guaidó para vacunar al país si Maduro puede vacunar al país por sí mismo y reclamar todos los beneficios políticos de hacerlo.

Curiosamente, debido a la estructura actual de restricciones sobre el control de los activos y la representación legal creada por las sanciones y el reconocimiento del gobierno interino de Guaidó, hay muchos problemas que Maduro y Guaidó solo pueden resolver de manera cooperativa. Aquellos que requieren la movilización de recursos, por ejemplo, accediendo a fondos bloqueados o mercados petroleros, son completamente intratables en ausencia de cooperación. Incluso teniendo acceso a los fondos, no hay mucho que Guaidó pueda hacer con ellos (al menos dentro del país) sin cooperar con Maduro; De manera similar, es poco lo que Maduro puede hacer con respecto a costosas intervenciones políticas si no tiene acceso a los fondos para pagarlas.

Dicho esto, no es improbable que las partes aún puedan terminar atrapadas en diferencias irreconciliables, que al final son un reflejo de la lucha suma-cero por el poder. Es probable que ambas partes se pregunten cómo estos acuerdos influirán en su intento de alcanzar o mantener su control del poder. Si, por ejemplo, la movilización de recursos que ayuden a abordar la emergencia humanitaria aumenta la popularidad de Maduro, lo que le permite ganar una elección futura o simplemente reduce las posibilidades de que una rebelión popular o militar lo derroque, es probable que la oposición llegue a la conclusión de que entrar en el trato es una mala elección. Este tipo de razonamiento probablemente explica la decisión de la Asamblea Nacional controlada por la oposición de archivar la iniciativa CAF / PNUD para reparar la infraestructura eléctrica del país en diciembre de 2019.

No obstante, los acuerdos sectoriales de hoy pueden ser más viables que los acuerdos conceptualmente similares presentados en 2019 o 2020. Una razón, como ya hemos argumentado, es que la oposición es consciente de que su estrategia no está funcionando. El reconocimiento de que perderá en un escenario en el ganador se lo lleva todo, puede llevarla a considerar alternativas que equivalen a un reparto limitado del poder y que habría rechazado en el pasado. Maduro, por otro lado, aún necesita resolver problemas económicos y humanitarios concretos, algunos de los cuales no puede abordar sin la oposición. En otras palabras, la oposición necesita al gobierno más que en el pasado, y el gobierno aun necesita a la oposición tanto como en el pasado.

Sin embargo, quizás una razón más importante por la que los acuerdos sectoriales humanitarios pueden ser viables es que pueden contar con el apoyo de actores internacionales clave que podrían converger bajo un enfoque multilateral para convencer a ambas partes de que estén de acuerdo con la solución. Es poco probable que la oposición, que depende de su poder de negociación sobre el reconocimiento internacional y las sanciones, se niegue a aceptar una iniciativa fuertemente apoyada por Estados Unidos y Europa. También es poco probable que Maduro se niegue a aceptar una iniciativa que China y Rusia apoyan firmemente. Y si bien puede que no sea factible llegar a un acuerdo entre los EE. UU., La UE, China y Rusia sobre el diseño de una gran transición política de poder en Venezuela, puede ser mucho más factible que tal acuerdo surja en torno a una iniciativa para abordar la crisis económica y humanitaria del país. Una resolución unánime del Consejo de Seguridad de la ONU en apoyo de un acuerdo humanitario cooperativo en Venezuela sería muy difícil de rechazar para Maduro o Guaidó.


Las negociaciones sectoriales pueden ofrecer espacios tangibles para la cooperación y las interacciones de suma positiva.


Desarrollar la cooperación de abajo hacia arriba puede no parecer un objetivo muy ambicioso. Sin embargo, al crear instituciones que puedan modelar la cooperación y permitir que surjan nuevos actores políticos, quizás menos manchados por el conflicto de los últimos años, tal enfoque puede comenzar a construir un modelo diferente a través del cual los venezolanos de diferentes lados del espectro político interactúen y comiencen a abordar los problemas del país. En última instancia, una visión cooperativa de la sociedad requerirá mecanismos a través de los cuales los venezolanos de ambos bandos puedan trabajar juntos para abordar los problemas apremiantes del hambre, las enfermedades y las privaciones.

En su esclarecedor relato de las conversaciones secretas que llevaron al fin del Apartheid, el filósofo sudafricano Willie Esterhuyse, quien actuó como interlocutor e intermediario clave en las conversaciones, recuerda los momentos cruciales en los que las conversaciones entre el gobierno sudafricano y los líderes del partido del Congreso Nacional Africano (ANC) de Nelson Mandela tomaron el giro que les permitiría llegar a un punto de inflexión y comenzar la transición de Sudáfrica hacia una democracia inclusiva y no racial. Recuerda cuando, luego de varias reuniones entre representantes del ANC y reformistas afrikaner, las conversaciones comenzaron a girar en torno a objetivos compartidos:

“Miré [a los líderes del ANC] Mbeki, Pahad, Trew, [y los representantes de los Afrikaner] DeKlerk y Terreblanche, y escribí medio sorprendido en mi cuaderno: ‘Ni siquiera somos ‘enemigos amistosos’ porque confiamos el uno en el otro sobre el futuro, aunque no tenemos idea de cómo será dentro de cinco o diez años. Estamos sentados aquí discutiendo sobre Botha, Mandela, De Klerk, Tambo, la violencia en el país, la liberación de presos políticos y negociaciones como si estuviéramos jugando para el mismo equipo. Aceptamos que nuestro país está siendo consumido por el conflicto y que una tierra arrasada no beneficia a nadie. Y compartimos palabras como ‘paz’ y ‘reconciliación’ entre nosotros “.

¿Surgirá alguna vez una visión compartida como esta en las conversaciones entre líderes chavistas y de la oposición? Quizás. Tal vez no. Me imagino que tal posibilidad debe haber parecido igualmente improbable para los observadores de la crisis de Sudáfrica en 1989.  Pero lo menos que debemos hacer los venezolanos de diferentes tendencias políticas – así como aquellos en la comunidad internacional que deseen ayudarnos – es dedicar todos nuestros esfuerzos a intentar establecer ese terreno común. La alternativa es la prolongación de un conflicto que seguirá destruyendo el futuro de millones de venezolanos.

REFERENCIAS:

[1] En la encuesta de Datanálisis de febrero, por ejemplo, el índice de aprobación de Guaidó cayó al 17,6%, 3,4 puntos porcentuales por encima del de Maduro, una diferencia que está dentro del margen de error de la encuesta de ± 4,4%

[2] Más precisamente, una apuesta que paga $ 1 si Maduro es el próximo líder latinoamericano en dejar el cargo actualmente se cotiza por un centavo. Nótese que la pregunta ha cambiado con el tiempo: hace dos años se refería a si Maduro estaría en el cargo a fin de año, mientras que ahora se refiere a si será el próximo líder en dejar el cargo. Ver: Which of these 10 Latin American leaders will leave office next? PredictIt, 2021.  Sobre las condiciones bajo las cuales los mercados de predicción se pueden interpretar como probabilidades, véase Wolfers & Zitzewitz (2006) Interpreting prediction market prices as probabilities, NBER, Working Paper No. 12200.

[3] Ver: What Should Biden Do About Venezuela?, Project Syndicate, 4 de marzo de 2021  y Joe Biden faces a key decision on Venezuela, CNN, 17 de diciembre de 2020.

[4] Ver Opinion: Trump’s bluster failed Venezuela. Biden must use diplomatic and economic levers to address the crisis, The Washington Post, 19 de enero de 2021, Venezuela is the perfect test case for Biden’s promised return to multilateralism, Responsible Statecraft, 12 de enero de 2021, y The Exile Effect: Venezuela’s Overseas Opposition and Social Media, Crisis Group, 24 de febrero de 2021.

[5] How Biden can clean up Trump’s Venezuela mess, The Hill, 9 de febrero de 2021

[6] La oposición se pone en marcha para las elecciones regionales en Venezuela pese al rechazo de Guaidó, Europa Press, 20 de febrero de 2021.

[7] D-Day Venezuela, Project Syndicate, 1ro de enero de 2018.

[8] What Should Biden Do About Venezuela?, Project Syndicate, 4 de marzo de 2021.

[9] Tengase en cuenta que la penetración de teléfonos celulares probablemente sobreestima la proporción de venezolanos con acceso a teléfonos celulares dada la cantidad de personas que pueden tener más de una línea. Aunque no tenemos datos sobre este fenómeno, la evidencia anecdótica sugiere que es frecuente entre las élites del país.

[10] El artículo 348 de la Constitución de 1999 permite al presidente convocar elecciones a una Asamblea Nacional Constituyente, que tiene el poder de disolver todas las ramas del gobierno existentes.

[11] La revocatoria se llevó a cabo en 2004, y la ganó Chávez, pero fue suspendida en 2016 por tribunales controlados por Maduro, en un momento en el que las encuestas mostraban sistemáticamente que perdería el voto.

[12] O, más precisamente, cualquier equilibrio que produzca beneficios esperados iguales al status quo.  Ver: 2-Player zero-sum games, Yishay Mansour, 2003.

[13] Ambos controles estaban sujetos a plazos. Humberto Ortega, hermano de Daniel Ortega, permaneció como jefe del ejército hasta 1995. Los magistrados designados por sandinistas pudieron permanecer en el cargo por el resto de sus mandatos de 6 años, mientras que Chamorro nombró dos nuevos magistrados, aumentando el tamaño de la Corte a 9 magistrados. . Esto implicaba que los jueces designados por los sandinistas tendrían la mayoría en la corte hasta 1994.

[14] Elliott Abrams: How to Dispose of a Dictator Like Noriega, Yahoo News, 2 de junio de 2017.

[15] La CPI está llevando a cabo actualmente la tercera fase de exámenes preliminares para determinar si se cometieron crímenes de lesa humanidad en Venezuela luego de la ola de protestas de 2017. La nueva fase comenzó en noviembre, después de que la oficina del fiscal de la CPI encontró “base suficiente para creer que se han cometido crímenes bajo la jurisdicción de la Corte”. Ver: Informe sobre las actividades de examen preliminar 2020, ICC Office of the Prosecutor, 4 de diciembre de 2020. Esta tercera fase determinará si las autoridades venezolanas han buscado investigar y enjuiciar a personas involucradas en delitos contra la humanidad. No hay fecha límite ni fecha prevista para que concluya esta fase.